isladelfrailehostel
isladelfrailehostel

Emiliano Navarro, un “inventor” de la memoria en Águilas

En el verano de 2007, Águilas rendía un homenaje al polifacético comerciante aguileño Emiliano Navarro, dándole a uno de los pasajes de Conde de Aranda, concretamente en el lugar donde se ubicaba su comercio, el nombre de Callejón de “El Emiliano”.
Un reconocimiento totalmente merecido a una persona la directora de la Oficina de Turismo, Esther Soto, define como “un hombre con el espíritu de Da Vinci y la actividad de Mac Giver”, por lo que era, “sino por lo que no era, ya que eso fue lo que caló en todos nuestros corazones”.
Emiliano siempre estaba inventando, con Águilas como testigo, tratando de que el municipio progresase, al tiempo que lo retrataba día a día, cámara en mano.
Desde finales de los ´60 estuvo colaborando con la Comisión Municipal de Festejos con alcaldes como Emilio Landáburu o José Mª Guillén, siempre aportando ideas, que destacaban por su originalidad. Tuvo a su cargo la organización de los concursos más diversos entre los asistentes a estas fiestas. Organizaba el tradicional desfile de carrozas de la Reina de las Fiestas y sus Damas, que habían sido previamente elegidas en la gran gala celebrada en la Plaza de Antonio Cortijos, a cuyo desfile se adherían aportando sus carrozas otras entidades afines. Fueron estos años los de más calidad en asistencia masiva de las estrellas del mundo del espectáculo.

Emiliano y el carnaval moderno
El primer desfile de Carnaval que tuvo lugar en Águilas en 1981, fue ideado, desarrollado y organizado, entre otros. por Emiliano Navarro y Esther Soto. Apenas tuvo repercusión y se limitó a La Glorieta, pero fue la semilla que hizo despegar este fiesta, adormecida durante muchos años. Era alcalde Cristóbal Ruiz, que al dimitir por cuestiones de salud el 26 de octubre de 1981 fue sustituido por D. Manuel Carrasco Muñoz. El primer desfile de importancia fue en el año 1982 y no contó con el apoyo de la concejalías, ni con ayuda de la policía local, pero se realizó con permiso del alcalde. En 1983, siendo concejal de festejos José Oliver, se llevó a cabo con un desfile que ya contó con mayor apoyo. Emiliano Navarro empapeló las calles de carteles y con una subvención de 1000 pesetas a cada peña empezó a rodar con fuerza un Carnaval que hoy es de Interés Turístico Internacional.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies