Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Lorca se convierte en un modelo nacional en tratamiento de basura

Las inversiones en Barranco Hondo permitirán a los lorquinos ahorrarse anualmente 5.857.456,44 euros entre costes de desplazamiento y manipulación de residuos urbanos

El Alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, junto al Concejal Delegado de Limusa, Juan Francisco Martínez, ha supervisado esta mañana el avance de los trabajos que se están realizando en el Centro de Gestión de Residuos de Barranco Hondo y que van a permitir que nuestro municipio complete las instalaciones más modernas de toda la Región en materia de tratamiento de residuos urbanos, lo que sitúa a Lorca como modelo de referencia a nivel interprovincial, constituyendo un avance sin precedentes en nuestra comarca.
El Primer Edil ha afirmado que este proyecto se configura como una de las obras estratégicas que va a permitir el desarrollo de nuestra ciudad, implementando un servicio de gran calidad y eficacia tanto en la recogida como en el tratamiento y reutilización de residuos sólidos urbanos. Entre todos los lorquinos estamos levantando una Lorca nueva, que se marca el reto de mirar al futuro ejecutando las infraestructuras que nuestros colectivos sociales y la propia realidad ponían de manifiesto.

De esta forma, tan importante resulta dentro de nuestro modelo de ciudad contar con más y mejores carreteras, redes de abastecimiento de agua y servicios renovadas, un Centro de Ferias y Congresos moderno, así como un patrimonio histórico recuperado, infraestructuras de seguridad, y calles y barrios debidamente preparados y equipados, como disponer de unas instalaciones en las que se traten de la forma más adecuada los residuos que generamos.

Fulgencio Gil ha destacado que con este tipo de infraestructuras se construye una ciudad eficiente, atendiendo a todas las necesidades que requieren los ciudadanos y adecuándolas al desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente. De hecho podemos anticipar que Lorca dispondrá el próximo verano de 1,5 millones de metros cúbicos más en capacidad de vertido para la basura doméstica no valorizable. Los lorquinos ganamos en autosuficiencia y gestión del movimiento derivado de la generación de residuos.

La celda 3 del vaso de vertido del Centro de Gestión de Residuos de Lorca multiplicará por tres la capacidad para albergar los residuos no valorizables de Lorca a partir de junio. Las obras del nuevo vaso se han ejecutado ya en un 69,66%.

El proyecto constituye la inversión más ambiciosa que se haya llevado a cabo en nuestro municipio en materia de recuperación y tratamiento de residuos en toda su historia, alcanzando 4.336.975,40 euros. En este proyecto se suman a la construcción del nuevo vaso el sellado del actual (celda 2), la construcción de accesos y cunetas, una balsa para la recogida de pluviales, la renovación del alumbrado y la construcción de un edificio administrativo con aula de educación ambiental y formación, por lo que el porcentaje de ejecución en su conjunto es del 30,72%.

La capacidad total de la instalación es de 2.826.000 metros cúbicos. El incremento respecto al vaso actual, que ha prestado servicio durante 9 años y 7 meses, es de un 254%.

El importe del nuevo vaso es de 2.253.711,14 euros, un 55,46% más barato que el anterior. De hecho, su eficiencia también ronda esa cantidad, exactamente un 55,58%, puesto que se estima la capacidad de esta celda 3 cercana a los 2 millones de toneladas, frente a las 562.000 actuales.

La entrada en funcionamiento de esta infraestructura se espera para el 8 de enero de 2019 y su duración se calcula en unos 40 años, habida cuenta de los datos comprobados en el histórico de vertido de residuos urbanos en los últimos 18 años. El vertedero se dividirá en tres subceldas, de modo que el llenado se hará por fases, trabajando en un tercio de la superficie. De ese modo se minimiza la producción de lixiviados.

La integración paisajística del Centro de Gestión de Residuos en su entorno de Barranco Hondo se implemente incorporando una cubierta vegetal que se regará con aguas pluviales embalsadas en estas instalaciones, para lo que se ha construido una nueva balsa y un sistema de canalizaciones y conducciones. Ese agua se destinará tanto a regar la flora de sellado del vertedero como a las zonas ajardinadas y al contorno natural de las instalaciones.

El perímetro estará conformado en su totalidad por cipreses, de entre 1,2 y 1,5 metros en el momento de su plantación y será vallado con malla metálica. La vegetación actual se aprovecha y trasplanta en las mismas instalaciones. También por criterios ambientales y económicos se renueva toda la luminaria del recinto a tecnología led, obteniendo una considerable reducción en el consumo de energía eléctrica. Estará compuesta por báculos de 10 y de 12 metros de altura así como proyectores para las zonas de descarga.

Las altas medidas de seguridad ambiental auto exigidas en esta obra contemplan además de su impermeabilización, la instalación de elementos para la extracción y gestión de lixiviados, así como la recogida y canalización de las pluviales de escorrentía, que se suman al sellado de la celda actualmente en explotación. La obra está asegurada por 25 años.

Esta celda 3 será un vaso de vertido con capacidad bajo rasante superior al millón y medio de metros cúbicos, pudiendo crecer más en vertical. De hecho, una de las innovaciones medio ambientales será el solapamiento en el futuro de su sellado con el de la celda de partida, con lo que se logra minimizar el impacto visual del terreno, que se asemejará a una única colina.

Como complemento al corazón de las obras, el proyecto también incluye la ampliación de la zona de acceso y el edifico administrativo, de 264 metros cuadrados en planta baja, que incluirá despachos, zona de control y acceso, almacén, aseos, duchas y resto de dependencias; e integrará el aula de formación y educación ambiental, a la vez que salón para visitantes, sin tener que transitar por el interior del área industrial.

Resumen de datos:

– Porcentaje de obra total ejecutado: 30,72 %

– Porcentaje ejecutado del nuevo vaso: 69,66%

– Capacidad vaso actual (bajo rasante): 438.000 m3

– Capacidad nuevo vaso (excavación): 1.442.753 m3

– Incremento de capacidad respecto del vaso actual: 329,40% más.

– Vida útil del vaso actual: 9 años y 7 meses.

– Vida útil estimada nuevo vaso: 40 años al ritmo de entradas actual

– Fecha inicio de la obra: 30 de junio de 2017

– Fecha de finalización de la obra: 30 de junio de 2018

– Puesta en marcha del vaso para inicio de vertido: 8 de enero de 2019

– Proceso de sellado del vaso actual: A falta de la Integración Ambiental.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies