Aislamientos Lorca

“Cada vez eran más los niños que llegan a los conservatorios de música provenientes del Método Suzuki”

Fernando Tomás Asensi De San Mateo ha sido pionero en introducir el método de enseñanza musical conocido como Suzuki en Lorca

Fernando Tomás Asensi De San Mateo ha sido pionero en introducir el método de enseñanza musical conocido como Suzuki en Lorca. Está enseñando a tocar el violín a través de este novedoso método en clases extraescolares de algunos colegios lorquinos.
Es Profesor superior de música en interpretación violín, tiene el título de graduado superior en instrumentos de la orquesta sinfónica especialidad viola y es profesor Suzuki de violín nivel 2 por la Suzuki’ S European Association.
Además su amor por la pedagogía del instrumento le ha llevado a realizar numerosos cursos a nivel nacional e internacional realizando parte de esa formación en Austria, Hungría, y República Checa.

Pregunta: Nos puedes explicar en qué consiste el método suzuki.
Respuesta: Es un método de aprendizaje basado en la lengua materna, el cual tuvo su origen en la segunda mitad del siglo XX, en Japón de la mano de su fundador el Dr. Sinichi Suzuki, gran humanista, pedagogo y violinista. En si constituye todo un ejemplo de filosofía de educación ya que el entorno donde se desarrolla es en el seno familiar, los padres son los que guían a sus hijos en el aprendizaje musical en casa. El violín es un simple vehículo para desarrollar e inculcar en los niños capacidades y valores que contribuyan a su desarrollo holístico como individuos.

P.:Como conociste el método?
R.:Cuando era estudiante aprendí a tocar el violín con el repertorio de canciones que Suzuki había creado y compilado, aún recuerdo con cariño aquellas primeras emociones. Cómo profesional de la enseñanza en conservatorios pude comprobar en los últimos años que cada vez eran más los niños que se incorporaban a nuestras aulas provenientes del Método Suzuki. El nivel que demostraban fue para mi motivo de interés y me puse a investigar todo lo relacionado con el mundo Suzuki en nuestro País.

P.:¿Por qué diste el paso de enseñar con este método?
R.: A nivel pedagógico iba buscando un enfoque totalmente distinto en la manera de enseñar. Me gustó mucho la arquitectura bien diseñada de sus principios metodológicos y muy especialmente el contacto con las familias. Poder compartir con los padres el avance de sus hijos resulta muy motivante.

«El violín es un simple vehículo para desarrollar e inculcar en los niños capacidades y valores que contribuyan a su desarrollo holístico como individuos

P.:¿Cuáles son los beneficios más importantes que se obtienen con este especial método de aprendizaje?
R.: Nadie duda de los importantes beneficios que tiene la música para los seres humanos. Constantemente nos llegan estudios científicos que ponen en relieve el impacto tan grande que tiene la música a nivel cognitivo y cerebral en aquellos que interpretan un instrumento musical. Con el método se potencia de manera especial el desarrollo de la memoria y la concentración.

P.:¿En qué colegios lo estás impartiendo como actividad extraescolar?
R.: En Lorca en los Colegios Madres Mercedarias, Ciudad del Sol y San Francisco de Asís.
En Águilas en el centro de Atención a la infancia Teresa Rabal.

P.:Sobre qué edades suelen empezar los niños a tocar un instrumento?
R.: En conservatorios de música normalmente con 7 u 8 años de edad. En el método suzuki a partir de los 3 años de edad. El comienzo temprano es uno de los principales fundamentos en ese paralelismo con la lengua materna, por eso se empieza a trabaje con niños de 3 y 4 años en adelante.

P.:Por qué aconsejas a los padres qué enseñen música a sus hijos?
R.: Existe una hipótesis científica que, tras destacar el impacto que la música tiene en las zonas cerebrales relacionadas con el control y la ejecución de movimientos, formula que el origen de la misma y su coexistencia en nuestra evolución a nivel antropológico tiene su objetivo más claro en el hecho de que gracias a ella podemos movernos juntos. La música nos une y el vínculo que se crea entre padre e hijo es tan especial que sólo puedo ver beneficios en esta tarea.

P.:Que te motivó para llegar a ser músico profesional?
R.: Primeramente agradecérselo a mis padres ya que fueron ellos los que me pusieron en contacto con el mundo de la música.
Inevitablemente en nuestras enseñanzas musicales, con un carácter tan individualizado la figura del profesor, si cabe, cobra aún mucho más importancia. En ese sentido reconozco que tuve grandes profesores quiénes supieron motivarme y auparme en momentos buenos y también en los de flaqueza. Su buen hacer, el sacrificio y esfuerzo de mis padres y la pasión que le profeso a la música fueron ingredientes decisivos para consolidar mi vocación por mi profesión.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies