Aislamientos Lorca

EL AYUNTAMIENTO DE LORCA. DESDE EL SIGLO XVII

Construido en la segunda mitad del siglo XVII con el fin de albergar la Cárcel Real de la ciudad, fue reformado y ampliado a comienzos del siglo XVIII para transformarlo en sede del Ayuntamiento lorquino.
El edificio, de dos plantas, fue levantado por el Maestro cantero Alfonso Ortiz de la Jara. Presenta en la fachada principal dos galerías superpuestas con arcos de medio punto apoyados sobre delgadas columnas de mármol. Entre ellos destaca el gran arco central que da acceso a la actual Calle Selgas, sobre el que se sitúa otro arco similar coronado por un frontón curvo decorado.
La belleza y el gran interés, histórico y artístico, que presenta la Casa Consistorial de Lorca la ha convertido en uno de los edificios más emblemáticos de la Región de Murcia. Por ello ha sido declarada Bien de Interés Cultural (BIC).
Las obras del interior fueron realizadas por Francisco Martínez Botija. En él destaca la hermosa Sala de Plenos, decorada con óleos del pintor Miguel Muñoz de Córdoba realizados hacia 1722. En ellos se representan los principales hechos bélicos en los que intervino la ciudad de Lorca a lo largo se su historia. También destaca la Capilla del Concejo, que posee una bella imagen de la Inmaculada atribuida a Pedro de Mena. Además de una importante colección de pinturas contemporáneas.


El espacio privilegiado de la Plaza Mayor de Lorca ha sido escenario, desde la Edad Media, de los principales acontecimientos históricos, políticos y sociales de la ciudad. Es en este entorno donde se situaron los edificios más emblemáticos de la ciudad, sedes del gobierno municipal y del poder eclesiástico. Frente a la Casa Consistorial se situaron destacados edificios como la antigua Colegiata de San Patricio, las Salas Capitulares, la Casa del Corregidor (hoy sede de los Juzgados) o el Pósito de Panaderos (actualmente sede del Archivo Histórico Municipal).
Hasta la primera mitad del siglo XVI, el Concejo llevaba a cabo sus reuniones en alguna sala dentro del recinto amurallado de la ciudad. En el año 1520 se construyó el primitivo edificio de la Cárcel Real, edificio que quedó muy afectado tras las terremotos que sacudieron la zona en 1674. Esta circunstancia obligó al Gobierno Municipal a plantearse dos necesidades básicas. Por un lado la reconstrucción de la prisión y, por otro, la edificación de un inmueble destinado a albergar la Casa Consistorial.
Las obras de la nueva prisión comenzaron en 1676, siendo Regidores de la ciudad D. Juan Antonio Pérez de Meca y Ponce de León, y D. Juan Fernández Menchirón. En el año 1678 se concluyó la construcción de la nueva Cárcel Real. Se trataba de un sencillo pero elegante edificio de Estilo Renacentista, obra del Maestro cantero Alfonso Ortiz de la Jara.
Debido a las obras en la nueva Casa Consistorial se habían habilitado, a mediados del siglo XVII, algunas salas de la Casa del Corregidor para que actuaran como sede del Ayuntamiento. Dichas salas seguirían desempeñando esta función hasta la década de 1740, momento en que todas las dependencias fueron trasladadas definitivamente al nuevo Ayuntamiento. Con el paso del tiempo las salas destinadas a prisión fueron abandonando la función para la que habían sido construidas, pasando a ser ocupadas por las distintas competencias propias del Gobierno Municipal.
El edificio ha sufrido diversas reformas a lo largo de su historia, con el fin de adaptar sus espacios a las nuevas necesidades de las funciones que desempeña. Prueba de ello es la rehabilitación que se llevó a cabo en 1992, y que supuso además la construcción de dos nuevos edificios anexos al primero.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies