isladelfrailehostel

Lorca, colores y sabores

En un mundo cada vez mas gris, monótono y sin matices, brilla con multitud de tonalidades Lorca, la tierra que con sus colores despierta nuestros sentidos.

Un lorquino, mi padre, me enseñó una vez cómo buscar los colores. Y a por ellos fui; ¿Cuántos sería capaz de hallar? Empezamos recorriendo ese valle de la huerta de Lorca. El color verde era muy fácil de encontrar, junto al Santuario de Nuestra Señora la Real de las Huertas, patrona de los lorquinos, y que algún día sueño albergue el museo de la ciudad. Salimos y seguimos caminando hacia las Alamedas para ver y sentir los distintos colores de esos jardines lorquinos.

Todavía quedaba en el ambiente algo de niebla, esa niebla que en Lorca cambia de matiz los colores y hace que parezca todo más enigmático si cabe. Los naranjos, los limoneros, creaban una penumbra de misterio que conserva el encanto de la naturaleza, un encanto que te envuelve y embriaga con sus olores.

La verdura de otoño transforma todo en tonos ocres, amarillos, rojizos, dependiendo de la hortaliza que se mire y si brilla el Sol.
Mi padre me enseñó a disfrutar de sus aromas, de sus colores, de sus sabores… En definitiva, de su belleza. Después de caminar debíamos de reponer fuerzas y me habló de las migas lorquinas como plato exquisito para comer. Así que en la Venta de Purias, en la que lo más importante era el buen comer, paramos. Los sabores que allí tomé aún están en mi memoria, junto al cariño que mi padre me inculcó por aquel paraje lorquino.

Es cierto, en Lorca hay comidas de infinita calidad, el arroz y pavo, la olla lorquina, la salchicha imperial, las morcillas, e incluso los postres como la tortada y las milhojas; también ellos tienen unos colores preciosos.

Lorca ofrece muchas oportunidades y optamos por ir a los Pilones y hacer un recorrido hasta el Castillo. Era un paisaje tranquilo y desértico y a la vez que te permitía disfrutar de una vista panorámica de la ciudad, de los campanarios de sus Iglesias. Lorca tiene cantidad de templos y todos con algún tipo de arte. Él me tomó entre sus brazos y me empezó a contar la historia de San Patricio excolegiata, que tiene la grandeza de las catedrales barrocas y renacentistas y donde el marrón reina por sí solo.

Aquellos humanos lejanos en el tiempo, pero iguales a nosotros, plasmaron su imaginación en las fachadas y paredes de sus templos y casas. Algunas de estas maravillas de relieves y forma es la fachada de la Casa de las Columnas.

En esta ciudad no hace falta recorrer mucho para encontrar un buen lugar de descanso, así que nos fuimos hacia a la avenida de Santa Clara donde los pájaros te arropan con sus trinos. Ahora cerca existe un hotel que es inolvidable para quien lo visita.

Me desperté y el cielo estaba oscuro, pero quise verlo cambiar de tonalidad. El amanecer fue impresionante, tonos rosáceos y naranjas cambiaban cada segundo su aspecto. Decidí despertar a mi padre para que me llevara a Puntas de Canegre a ver el Mediterráneo; quería ver esos reflejos en el mar. Los claros daban un brillo especial a esas playas lorquinas y sus acantilados, y pude ver las mil tonalidades de azul y verde de mi Lorca. Pero nos quedaban más colores por encontrar y seguimos buscando.
Vi la oscuridad y la ausencia de todo color ¿Dónde nos habíamos metido? Estaba soñando y de repente la luz invadió nuestro espacio y aparecieron una interminable gama de azules y blancos deslumbrantes. Jamás había visto nada semejante.

Las calles estaban repletas de figuras engalanadas con mantos, estandartes, banderas… ¡Aquellas formaciones me parecían una película fantástica de un cuento de las mil maravillas! No comprendía que imaginación podía haber creado aquello, hasta que mi padre me dijo que era la semana grande de Lorca, que estaba viendo sus desfiles de Semana Santa, donde el azul y el blanco, el blanco y el azul, habían encontrado todo su esplendor. Nunca olvidaré esa primera vez, aún más bella que la proyección del arco iris en el cielo lorquino. ¡Cojámonos de la mano y enseñemos sin complejos la belleza lorquina!

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies