“LA EXPERIENCIA DE SER LA PRIMERA ABANDERADA ES INEXPLICABLE”

12045605_578102722370709_3447649633524694506_o

LA ACTUALIDAD ENTREVISTA A Cati Martínez Méndez. Abanderada Paso Blanco

Pregunta.¿Es Vd. consciente de que ha marcado un hito en la Semana Santa de Lorca?
Respuesta.Aún no soy muy consciente de lo que realmente supone aunque tal y como van pasando los días comienzo a darme cuenta de lo que he hecho. La experiencia es inexplicable, impresionante, no tiene nada que ver con otras actividades con las que he participado en Semana Santa. Es otra historia, otro modo de vivirla; estoy muy emocionada y agradecido a la forma en la que me han tratado y me tratan mis compañeros, que siempre ayuda.

P. Y después de haber pasado pr varias atribuciones en los desfiles, ¿por qué la bandera cuando ninguna mujer lo había hecho antes?
R.He de reconocer que siempre he sido muy fan de la bandera porque, además, los abanderados son muy amigos míos. Lo habíamos hablado en más de una ocasión, y ahora ha surgido la oportunidad de dar el paso, y nos hemos echado hacia delante. Y, de momento, va saliendo medio bien.

P. ¿Cuál es el momento de mayor emotividad con la bandera en sus manos?
R.La entrada en carrera, sin duda. Y a la hora de salir de la iglesia. La noche del pregón me dejó también un grato recuerdo sobre todo porque prácticamente nadie lo sabía y la gente se mostró muy sorprendida. Era el nerviosismo del debut y eso se me quedará grabado para siempre en la memoria. Y piensas, ¿cómo lo haré? ¿se me caerá? ¿podré moverla delante de toda esrta gente? Eran nervios más que emociones. Pero, repito, la entrada en carrera fue el momento más emocionante para mí.

P. Aunque pueda pecar de resultar una pregunta machista, es obligatoria: ¿Hay diferencia entre un hombre y una mujer como para que ninguna haya sido abanderada hasta ahora?
R.Hombre… tiene sus truquillos, y no te los voy a contar -se jacta pillinamente, sin parar de reír-. En serio, creo en lo que me dijo un compañero durante una de nuetsras conversaciones anrtes de tomar la decisión: “si crees que eres capaz, lo harás. Si no lo crees firmemente no lo conseguirás jamás, ni tú, ni nadie”. Y me quedé con eso. Me hacía ilusión y creía en ello. Y aquí estoy. Eso sí, reconozco que pesa mucho -unos 80 kilos, aclara al terminar la entrevista-.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies