Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Manuel Coronado celebra su 70 cumpleaños con una exposición antológica

El alcalde de Águilas, Bartolomé Hernández Giménez, y el concejal de Cultura y Patrimonio, Francisco Miguel Martínez, inauguraron anoche en el Auditorio y Palacio de Congresos “Infanta Doña Elena” una exposición antológica del afamado artista aguileño e Hijo Predilecto de Águilas, Manuel Coronado, una muestra que se podrá visitar hasta el 22 de junio, bajo el título “70 primaveras y 50 años de creación”.

El acto estuvo arropado por numerosas autoridades e invitados que quisieron mostrar su afecto y admiración al pintor aguileño, coincidiendo con la onomástica de su setenta cumpleaños, entre los que se encontraban: la alcaldesa de Ibiza, Marienna Sánchez-Jáuregui; el crítico de arte, Antonio Martínez; o la periodista, Marisa Suan.

La exposición, que el artista ha querido dedicar a su primo, Ginés Coronado, recientemente fallecido, recoge cerca de 200 obras, entre óleos, cerámicas y esculturas, en las que resalta la calidez de los colores y la sutileza del pincel de Manuel Coronado.

Durante el acto inaugural, el primer edil, Bartolomé Hernández, manifestó que “Manuel Coronado siempre ha ejercido de aguileño y a sus 70 años, más joven que nunca, sigue trabajando y salpicando al mundo con su arte desde su casa del Barranco del Teruel, convertida en un auténtico museo”.
Hernández quiso subrayar que “aún a sabiendas que cualquier cosa que se haga siempre será insuficiente para reconocer la valía humana y profesional de este ilustre aguileño, el Consistorio aguileño ha organizado esta exposición antológica, como muestra de la magnífica trayectoria de nuestro insigne paisano, reconocida y valorada en todo el mundo”.

Manuel Coronado nació en Águilas en la primavera de 1942. Su niñez estuvo marcada por dos hechos determinantes, para que se gestara la figura del gran artista que hoy conocemos, la muerte de su padre y el cambio de residencia de su familia.

En plena posguerra, tras el fallecimiento del patriarca, su madre Isabel se traslada a Mallorca junto a sus hijos, donde residían los abuelos maternos. Una vez allí, Manolo se convierte en un joven inquieto, que rápidamente destaca por su fuerte personalidad. Como el mismo dice “una niñez salpicada de logros y aciertos, pero siempre, bajo las alas de unos ángeles protectores”.

Desde muy pronta edad, el patinaje y las bellas artes fueron sus dos grandes pasiones, logrando destacar en cada una de ellas. Mención aparte merece su rápida carrera ascendente como pintor, ganando reconocidos premios como el de UNICEF en Madrid y el de Composición y Figura en la Escuela de Artes y Oficios de Palma de Mallorca. Unas distinciones que supusieron sólo el principio de una prolífica trayectoria artística que motivó a Coronado a trasladarse a los países nórdicos, donde terminó de formarse como pintor y creció como persona.

Este aguileño universal ha vivido por y para el arte, exponiendo en algunos de los más prestigiosos museos del mundo, mientras sus cuadros eran adquiridos para formar parte de selectas colecciones pictóricas, al tiempo que era reconocido con galardones tan importantes como el de la Fundación March, el Ciudad de Palma o el Ciudad de Murcia.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies