Aislamientos Lorca

La Guardia Civil desarticula una organización criminal que traficaba con marihuana

También ha quedado desmantelado un laboratorio clandestino de producción de esta sustancia que, con un millar de plantas, se hallaba instalado en una finca de El Cocón
La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación “CAÑABRUSCA”, ha desarticulado una organización criminal dedicada al cultivo y tráfico de marihuana que se ha saldado con la detención de cinco personas en las localidades murcianas de Águilas, Cartagena, Santomera y Los Alcázares.

Además, se ha desmantelado un laboratorio clandestino de producción de esta sustancia que, con un millar de plantas, se hallaba instalado en una finca de El Cocón-Águilas, donde también se incautó un arma de fuego automática.

Las actuaciones se iniciaron a principios de año, cuando la Benemérita sospechó de la existencia de un grupo delictivo dedicado a la producción y posterior tráfico de grandes cantidades de marihuana desde la comarca del Guadalentín.

Los guardias civiles centraron la búsqueda desde el primer momento en la localización de algún invernadero clandestino que, como es práctica habitual en este tipo de plantaciones, se hallara camuflado entre otros de producciones hortofrutícolas tradicionales de la zona, un “modus operandi” que suele dificultar la detección de este tipo delictivo para las unidades especializadas en la lucha contra el narcotráfico.

Tras un exhaustivo trabajo de investigación, los agentes localizaron una finca de la pedanía aguileña de El Cocón, alejada de la población, donde se asentaba un avanzado laboratorio de producción de marihuana.

Aunque las pesquisas para desarticular el grupo delictivo dedicado al tráfico de droga continuaron su ritmo habitual, los acontecimientos se precipitaron horas antes de iniciarse la fase de explotación de la operación policial, cuando la finca y sede de la organización sufrió un asalto violento en el que los atracadores se hicieron con varias decenas de plantas de marihuana, lo que obligó a los agentes a actuar con rapidez.

Este tipo de episodios se enmarca en la que podría calificarse como una nueva actividad delictiva en la que grupos criminales perfectamente organizados, dotados de medios técnicos avanzados y con actuaciones violentas, controlan, vigilan y asaltan a narcotraficantes, una actividad que en este caso fue detectada y esclarecida por la inmediata intervención policial, en la que fue fundamental la colaboración ciudadana y la coordinación entre las diferentes unidades policiales y la Autoridad Judicial.

El supuesto atracador fue raptado en la vía publica por los propietarios de la plantación, introducido en una furgoneta y llevado a una finca abandonada de Águilas donde fue agredido y amenazado de muerte y, posteriormente, abandonado en una rambla de la localidad, toda vez que los captores se percataron de que se habían equivocado y habían capturado a un vecino de Águilas que nada tenía que ver con el asunto.

Tras la liberación y auxilio del secuestrado, los agentes investigadores obtuvieron suficientes datos para identificar a los agresores y anticipar la explotación de la operación, llevándose a cabo una serie de detenciones en varias localidades de la geografía murciana, y desarticulando el grupo criminal dedicado al cultivo clandestino de droga.

Entre los detenidos se encuentran tanto al cabecilla del grupo de asaltantes como a los responsables de la plantación, sus cuidadores e incluso varios sicarios extranjeros contratados supuestamente para torturar al presunto jefe del grupo que había robado en la plantación de marihuana.

Horas después del violento rapto y de forma paralela a la secuencia de detenciones, los investigadores, acompañados de una comisión judicial, se trasladaron hasta la finca investigada al objeto de proceder a su registro. En el lugar, situado a lo largo de una ladera de un pequeño cerro, se constató la existencia de un laboratorio de producción de marihuana.

Los responsables de este grupo criminal habían perforado el cerro hasta dotarlo de un sistema camuflado de cuevas que, invisible al exterior, estaba pertrechado con sofisticados sistemas automáticos de ventilación, iluminación, calefacción y electricidad.

Los detenidos, con conocimientos avanzados en el cultivo de diversas variedades de la conocida planta de cannabis, habían obtenido modificaciones genéticas para hacer más potente su efecto estupefaciente y mejorar sus condiciones de cultivo en cuanto al tiempo de floración y costes de producción.

En el lugar fueron contabilizadas alrededor de un millar de plantas de marihuana, que habrían alcanzado en el mercado ilícito un valor superior al medio millón de euros. Además se ha intervenido un gran número de productos de abono de primera calidad y elevado coste, lámparas incandescentes, sistemas eléctricos, de aireación, estaciones meteorológicas y otros elementos que dotaban al laboratorio de unas condiciones de humedad y temperatura óptimas para el cultivo intensivo en interior de esta droga, con un elevado poder de producción, todo lo cual que ha sido desmantelado.

Detenidos:
La operación se ha saldado con la detención, como presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, detención ilegal, lesiones, amenazas de muerte y tráfico de drogas, de cuatro personas, además de una quinta por delito de robo con violencia, todas ellas identificadas como:

– S.R.S.; cabecilla de la red, español, de 44 años y vecino de Águilas.
– A.L.S.; español, de 29 años y vecino de Los Alcázares.
– O.J.; rumano, de 32 años y residente en Santomera.
– S.I.C.; rumano, de 33 años y residente en Murcia.
– D.G.M.; español, de 32 años y vecino de Águilas.

Tres de los detenidos poseen antecedentes por la comisión de hechos delictivos similares con anterioridad.

Efectos incautados:
En el laboratorio clandestino de cultivo y manipulación de marihuana desmantelado han sido incautadas alrededor de un millar de plantas, además de numerosos efectos y útiles empleados para desarrollar la actividad delictiva. Al cabecilla de la red se le incautó un arma de fuego (pistola automática).

Los detenidos, efectos incautados y diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 6 de Lorca (Murcia), que ha ejercido la dirección judicial de la operación y ha decretado el ingreso en prisión provisional de cuatro de los arrestados.

La operación continúa abierta, no descartándose nuevas detenciones de personas relacionadas con los hechos investigados, si bien se considera que tanto el grupo criminal como el laboratorio de producción de marihuana han sido totalmente desarticulados.

En la operación, coordinada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Murcia, han intervenido efectivos del Cuerpo de varias localidades murcianas, unidades caninas de detección de droga y agentes de Policía Local de Águilas.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies