isladelfrailehostel

Cultura recupera documentos históricos aparecidos en la muralla del Castillo de Lorca

La Consejería de Cultura y Turismo ha recuperado documentos históricos aparecidos durante las obras de emergencia de la excavación acometida en la Torre del Espolón y en las murallas del Castillo de Lorca para reparar los daños ocasionados por los terremotos.

Son un total de 303 fragmentos de papel que se depositaron en el Archivo General de la Región de Murcia, donde han sido descritos y son tratados en el laboratorio de restauración de papel en el que se han consolidado. Los documentos, muy fragmentados, estaban dentro del relleno interior de un lienzo de la muralla mezclados con piedras, tierra, ladrillos y materiales de deshecho.

Una primera observación de los documentos hallados apuntaba la hipótesis de que su ancho cronológico abarcaba del siglo XVII hasta 1800, lo que hacía pensar que la reparación del tramo de muralla en el que se produjo el hallazgo se realizó a comienzos del siglo XIX, coincidiendo con las reparaciones y refortificaciones en el Castillo de Lorca que se realizaron en la época de la invasión napoleónica. Sin embargo, la presencia de un conjunto de fragmentos pertenecientes a la página de una publicación periódica del año 1903 podría cuestionar esa hipótesis.

Finalmente, los fragmentos documentales identificados tienen fechas extremas de abril de 1622 a enero de 1903, aunque la mayor parte, de acuerdo con la tipología de la escritura, se puede datar en el siglo XVIII. Casi todos los que conservan la data tópica están fechados en Lorca o hacen referencia a esa ciudad, aunque también hay referencias a algunos personajes de la ciudad de Baza (Granada).

Los documentos son en general de pequeño tamaño, fragmentados y su conservación es deficiente. Sólo los fragmentos mayores y algunos documentos de tamaño reducido que se conservan casi íntegros permiten evaluar su naturaleza. Se trata de solicitudes y autos judiciales y administrativos ante distintos corregidores de Lorca, documentos contables (listas de cobros, carta sobre una letra de cambio, estadillos impresos, pagarés y recibos). Lo más probable es que pertenecieran a algún archivo o colección de documentos privados de una familia de la clase alta lorquina, conservada en alguna vivienda o edificio de la ciudad cuyos materiales de derribo pudieron ser reutilizados para rellenar el tramo de la muralla.

A pesar de su precario estado de conservación, los fragmentos permiten identificar a algunos personajes destacados de la sociedad lorquina del siglo XVIII, como el cronista fray Pedro Morote, los corregidores José de Castro y Valcárcel y Torcuato Antonio Collado, los regidores Pedro José de Egea y Mula y Juan Antonio García Serón, el escribano José Antonio Moreno Benavente, así como a otros con apellidos de ilustres familias de la oligarquía local, como Meca, Alarcón o Saravia.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies