Aislamientos Lorca

Retazos de historia en Águilas. El Doctor Luis Prieto y su hijo Antonio

Por Luis Díaz Martínez, de la Real Academia de Alfonso X El Sabio, y Cronista Oficial de Águilas

Luis María Prieto Jiménez, nació en Águilas en la calle de Floridablanca en casa de su abuelo materno, el que fue alcalde Juan Jiménez Crousielles, el once de Diciembre de mil ochocientos noventa y cuatro.
Sus padres fueron Luis Prieto Pillo, vecino de Ayamonte y natural de Muras, empleado de Aduanas y de 44 años de edad, y de Rosa JiménezGarriga, natural de Aguilas y con 20 años de edad. .
Luis Prieto cursó sus estudios de medicina en Granada, siendo destinado como médico en Los Barrios en el campo de Gibraltar. Allí fue concejal municipal, acompañado de su hermano Juan y su segundo hermano de madre, Pepe Fernández Jiménez, pues Rosa al enviudar contrajo en segundas nupcias con el industrial Pepe Fernández Navarro, conocido posteriormente como “el Oso Blanco” por su cana cabellera, y edil que fue con el alcalde Carlos Marín Menú en 1925 en plena dictadura de Primo de Rivera. En 1936 fue alcalde de Águilas.
Prieto al regresar a su pueblo (años 1926-27) fue nombrado médico titular del Ayuntamiento, pero le fue concedido el puesto a la doctora Angelita Santamaría, una de las primeras damas que ejerció la medicina en la Región murciana.. Esta frustración fue la causa que tanto su padre , Fdez. Navarro, como él mismo , dejaran de ser monárquicos y pasaran a formar parte de la reciente agrupación socialista aguileña. Debido a su buen hacer como médico y a su simpatía personal , Prieto hizo que gran número de aguileños se afiliaran al partido de Pablo Iglesias.
Con gran expectación se celebró el 12 de Abril de 1931 las elecciones municipales . Quedaron empatados en votos los monárquicos y socialistas, pues ambos sacaron siete concejales, pero al formar parte estos últimos con los republicanos radicales que consiguieron 0cho, obtuvieron mayoría y formándose el primer ayuntamiento republicano del siglo XX.


El Puerto de Águilas en 1935

Proclamada la República en Águilas al atardecer del 13 de Abril, Luis prieto fue llevado a hombros desde la Casa del Pueblo, hasta la Casa Consistorial . Era el personaje más representativo y querido del nuevo régimen.
En Junio de aquel año el médico fue elegido a diputado a Cortes, siendo el elector más votado de toda la provincia, incluso que Ruiz del Toro que se presentó por la ciudad de Murcia.
Su labor tanto como concejal como diputado fue tan encomiable que su oponente el alcalde republicano de Águilas, Desiderio Carmona Moya, ante las críticas despiadadas, de monárquicos, y republicanos, lo calificó como buen aguileño y buen representante de este pueblo. ( Sesión Municipal de 11 de Diciembre de 1931)..
Llegadas las elecciones de Febrero de 1936, los socialistas sacaron la mayoría absoluta con 19 concejales de los 21 que formaba el Consistorio. En esta lista mayoritaria no figuraba Luis Prieto. ¿Qué había sucedido?. Sencillamente que Prieto quiso poner en la lista de candidatos socialistas junto con él a su amigo Gonzalo Figueroa O.Neill, de la saga del Conde de Romanotes y que antes figuró como diputado por Acción Republicana del distrito de Murcia. Y esto sin contar con los dirigentes de la agrupación aguileña. Rafael Carrillo y José Antonio Moreno. Estos montaron en cólera, y expulsaron de inmediato al galeno, borrándolo en la lista de sus candidatos. Entonces, Prieto confiado en su fama y predicamento en el pueblo, creyéndose seguro de su elección, se presentó él y su amigo Gonzalo como candidatos independientes. Su desilusión fue enorme cuando comprobó que sólo había sacado un voto. Ante tal resultado, se hizo irrespirable su estancia en Águilas, y despechado , se marchó a Madrid´
Allí le pilló el estallido de la Guerra Civil. Se alistó como médico voluntario con la graduación de Capitán de Carabineros. Mientras tanto la ejecutiva Nacional Socialista , ordenó a la agrupación aguileña que Prieto ingresara de nuevo entre sus afiliados. Con este fin, Rafael Carrillo y José Antonio Moreno, hicieron un viaje a Madrid para entrevistarse con el expulsado. En la misma estación de Atocha, ambos se dieron el abrazo de reconciliación con Prieto, habiéndose así cumplido el deseo de todos..
Transcurridos unos meses después, cuando Prieto iba a por unos heridos en las cercanías de Tomelloso a finales de Febrero de 1937, la furgoneta volcó, y pereció en el acto, él y sus acompañantes.
La noticia cayó en Águilas como una bomba (Todavía no se habia producido el primer bombardeo, ocurrido a primeros de Agosto de 1938). Puesto su cadáver en el Salón de los espejos del Casino, convertido a la sazón como Casa del Pueblo, su entierro fue una imponente manifestación de duelo. No se conocía otro igual en la historia de Águilas.
Además de sus dos hermanos y padrastro, que se comportó siempre como un padre , Luis Prieto dejó viuda y un hijo de ocho años de edad.
En efecto. Luis Prieto Jiménez contrajo matrimonio con la almeriense Isabel Martín Fernández, seis años menos que él. La joven vino a Águilas a visitar a sus tías , conocidas por las Palazonas, residentes en el Barrio de Jesús, hoy Las Yucas. El padre de estas instruidas señoras fue analista y químico de la famosa Fundición Iberia, cuyo testigo fiel es la Chimenea de la Loma. Las Palazonas estaban emparentadas con las familias aguileñas de los Jorqueras.
Cuando Prieto se marchó a Madrid, dejó a Isabel y a su hijo Antonio en casa de sus “titas”, como eran conocidas en familia.
Una vez que ocurrió el accidente, Isabel regresó a Almería a casa de su tía Helena que regentaba una pensión en la calle de Trafalgar. Más tarde, madre e hijo vivieron en Madrid., donde Antonio fue emancipado en 1950, según nos consta en su partida de nacimiento en este Registro civil. Contaba con 21 años de edad, pues nació en la Glorieta el 23 de Septiembre de 1929.
Uno de los testigos de su inscripción fue Francisco Martínez Collado, “Marcotilla”, poeta y escritor que más tarde fue director del Semanario repubicano,” Renovación”, gran amigo de su padre, y que por los avatares y enfrentamientos de la política local, quedaron seriamente enemistados.
Cuando Antonio María Prieto Martín, así consta en su partida de nacimiento, quiso ingresar en la Universidad, tuvo problemas, pues desde Águilas informaron que el solicitante no era persona “non grata” por ser hijo de un rojo. Esta circunstancia parece ser que fue la causa de la afirmación de que él había nacido en Almería, negando de esta manera su ascendencia aguileña.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies