isladelfrailehostel

Huertas Campoy, una pionera lorquina

Por Andrés Alejandro García Caro
María Huertas Campoy García se convertía en la primera mujer colegiada del Colegio de Médicos de la Comunidad autónoma de Murcia
Nos situamos en el año 1934. La sociedad de la época asistía al nacimiento de grandes personajes que, años más tarde, se convertirían en nombres vivos aún en la actualidad de nuestro siglo XXI. Así, Briggite Bardot veía la luz por primera vez, del mismo modo que lo hacía Leonid Rógozov, médico ruso que se practicó una de las autocirugías más famosas de la historia. España se encontraba a nivel político inmersa en el segundo bienio de la Primera República Española (11 de febrero de 1873, hasta el 29 de diciembre de 1874), lloraba la muerte de Santiago Ramón y Cajal, Premio Nobel de Medicina en 1906, mientras que los doctores William Parry Murphy, George Richards Minot y George Hoyt Whipple, compartían este reconocimiento por el descubrimiento de la terapéutica de la anemia perniciosa con extractos de hígado. Los grandes cines estrenaban éxitos de Hitchcock y Capra e Italia ganaba su primera Copa del Mundo de fútbol. Corría el año 1934 cuando la doctora María Huertas Campoy García se convertía en la primera mujer colegiada del Colegio de Médicos de la Comunidad autónoma de Murcia, presidido tal colegio por aquellos años por entonces doctor Don José Pérez Mateos. Nacida en Lorca y con nombre completo de María Huertas Campoy García venía al mundo el día de 10 de mayo del año 1908 y cursando sus estudios de Medicina en la Facultad de Madrid se convierte una de las primeras lorquinas en pisar una Universidad, ejerciendo posteriormente como médico tocólogo titular en su ciudad natal. entre los siglos XIX y XX se desarrollan tres concepciones o paradigmas médicos: el anatomoclínico (el origen de la enfermedad está en la “lesión”), el fisiopatológico (se busca el origen en los “procesos” alterados) y el etiológico (o de las causas externas), todos ellos herederos del modelo científico, principalmente biologicista y fundamentación filosóficas en el positivismo. Cada vez despuntan menos genios individuales con repercusión general y la investigación se basa en equipos interdisciplinarios o dedicados a búsquedas muy específicas. En este siglo se articula la relación entre investigación e industria farmacéutica y se asienta la estadística como procedimiento principal para dotar a la medicina de base científica. A relación de este contexto histórico dentro de la medicina que la propia Huertas Campoy tuvo que batallar con gran firmeza nos hacemos eco de un hecho muy importante que demuestra la juventud aun de la medicina por aquellos años, pues cuatro años antes de que la propia Huertas Campoy se licenciara Alexander Fleming publica su descubrimiento sobre la penicilina en el British Journal of Experimental Pathology dando inicio a la era antibiótica. Y tan solo unos años antes en 1910 otro hecho fundamental se descubría para la medicina Thomas Hunt Morgan demuestra que los genes residen en los cromosomas. Huertas Campoy se especializó en Tocología que es la rama de la medicina que se encarga del estudio de todo cuanto tenga que ver con la embarazada, el período de su gestación, para luego acompañarla en el parto y posterior puerperio.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies