Aislamientos Lorca

La defensa de Pulpí: La batería de San Juan de los Terreros

Contamos un breve resumen de la historia de este icónico monumento del municipio

Por Samuel Pérez

Los miles de turistas que visitan San Juan de los Terreros cada año siempre se llevan recuerdos del lugar. Por las playas, por el ambiente, por la gente y por los monumentos. Y uno de ellos, sin lugar a dudas, es el Castillo de Terreros.
Situado en una colina a 150 metros de altura, esta batería fue construida en 1764 bajo el reinado de Carlos III. Fue la primera batería costera fuerte de la costa de Almería, habiéndose construido muchas más después con el motivo de defender a la costa almeriense de los ataques continuos de piratas berberíscos. Ocupa el nº 1 en el ránking de edificios más antiguos del municipio.
Su forma es la más representativa de las Baterías de Defensa costera para la defensa del litoral mediante el uso de fuego artillero. La obra fue proyectada por el ingeniero militar Thomas de Warluzel d´Hostel y terminada por Antonio Duce. El emplazamiento utilizado fue la Colina de la Amarguera, donde se encontraba una torreta muy rudimentaria que fue derruida para iniciar la construcción de este Castillo. La construcción se realizó con un presupuesto de 110.000 reales de vellón. Iniciadas las obras en noviembre de 1761, se tuvieron que parar al año siguiente para demoler la torre antigua y cimentar bien la batería. En agosto de 1763 se volvió a retomar la construcción, teniendo que aumentar el presupuesto para finalizar el trabajo en octubre de 1764. Para acceder a él, se hacía por hornabeque y un puente levadizo que superaba el foso. El portón está decorado con un cartel que dice “Reinando Carlos III Año de 1764” y el escudo real de Carlos III.
En la batería se asignaron 13 militares de milicia urbana junto a un oficial, dos cabos, un capellán, un guarda de almacén y 4 inválidos de artillería con su cabo. Sobre 1830 la batería, casi abandonada, albergaba el servicio de un cabo y 3 soldados que habitaban en una ermita arruinada en la playa. Fue ya sobre 1870 cuando se deshabitó el castillo. Ya, tras la Guerra Civil, el castillo pasó a manos de la Guardia Civil, siendo abandonado en los años 70. El Ayuntamiento de Pulpí se hizo con su titularidad y en 1980 se restauró, aunque se volvió a deteriorar rápidamente, Ya en 2001 pasó a ser la sede del Centro de Interpretación del Litoral Andaluz y de la Geoda de Pulpí, con su consiguiente reforma definitiva y manteniéndose en buen estado hasta la actualidad.
Desde sus ventanas se puede ver toda la costa del municipio, igual que la Isla Negra y la Isla de Terreros. También se distingue la costa del municipio vecino, Águilas, así como su Castillo. En días claros se puede llegar a divisar el Castillo de Mesa Roldán, en Carboneras.
Actualmente, el interior está acondicionado a modo de museo. En él se puede disfrutar de explicaciones sobre la geología del lugar, la flora y la fauna, diferentes yacimientos y fósiles, una habitación dedicada al arte del esparto y la visita virtual a la Geoda de Pulpí, sita en el Pilar de Jaravía.
Un lugar perfecto para pasear, conocer la historia local de Pulpí, estudiar las costas, hacer fotografías y disfrutar de los paisajes tan bonitos que nuestra costa nos ofrece.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies