isladelfrailehostel

Las obras de restauración del Palacio de Guevara sacan a la luz los daños provocados por el terremoto de 1674

La Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Lorca, Sandra Martínez, ha visitado esta mañana las obras de consolidación y restauración que se están llevando a término en el Palacio de Guevara. Martínez ha señalado que “se trata de una actuación indispensable, ya que tras los terremotos del pasado año la integridad física del edificio estaba muy comprometida.

De hecho podemos afirmar que de no haber actuado con la urgencia que se ha empleado, el Palacio de Guevara hoy no podría seguir en pie. El Guevara se ha salvado porque se han hecho las cosas de forma sensata y razonada, salvaguardando un inmueble que es la joya lorquina por excelencia del arte barroco civil, un edificio por el que Lorca es conocida en toda España, ya que, por ejemplo, se estudiaba en la asignatura de Historia del Arte en la etapa del bachillerato”.

La Edil de Cultura ha informado de que las obras que están actualmente en marcha, y que se están ejecutando por parte de una UTE con participación de empresa lorquina, consisten básicamente en la consolidación del Palacio, contemplando la reparación estructural del edificio. Cabe destacar que los seísmos del 11 de mayo provocaron un agravamiento de las deficiencias que presentaba el inmueble, así como la aparición de grietas en muchos elementos de la construcción. A día de hoy la actividad se centra en la limpieza de los paramentos existentes, en los que se están procediendo a quitar los revestimientos para comprobar el alcance de los daños. Durante el proceso de retirada de estos, se está aprovechando para llevar a término un estudio integral de la construcción, analizando in situ cómo fue el proceso de construcción del Palacio. Para tal fin se cuenta con la incorporación de un arqueólogo y un restaurador, junto al equipo técnico habitual en este tipo de obras. De esta forma, se está procediendo a arreglar las grietas existentes al tiempo que se estudia el proceso constructivo, del cual se ha comprobado que contó con 3 fases, que quedan corroboradas por la aparición de diferentes elementos tapiados o cambiados de lugar de emplazamiento, como es el caso de diferentes puertas, escaleras y paredes.

Sandra Martínez ha indicado que, según lo revisado por parte de los técnicos, el Palacio de Guevara tardó en levantarse más de 50 años, y su definición actual es el resultado de una construcción en 3 fases, de las que la primera se corresponde con la fachada principal del edificio, posteriormente se levantó el ala izquierda, y se remató el edificio con el ala derecha en forma de “L”, concretando el cierre del perímetro.

Las tareas de consolidación del Palacio se centran en “sujetar” el inmueble, y se va a aprovechar para llevar a término una serie de actuaciones en las diferentes estancias del mismo de tal forma que el edificio podrá ser visitable por el público antes de final de año (si no surgen imprevistos relevantes). La actuación incluye la consolidación de la estructura, especialmente la escalera principal y la fachada del patio interior; el picado y sellado de grietas, así como la retirada de elementos no originales como el suelo de tarima, el falso techo, placas de escayola y las divisiones modernas. Con posterioridad se abordará la ejecución del plan museístico.

La Edil de Cultura ha manifestado que, desde los seísmos, el inmueble ha sido objeto de obras de emergencia para, literalmente, evitar que se cayera. De hecho los enseres y muebles, una vez inventariados, tuvieron que ser trasladados a los Museos de Bellas Artes y al Arqueológico de Murcia, donde se custodian hasta que sea posible su regreso a nuestra ciudad. Una vez finalizadas las actuaciones de urgencia, se obtuvo financiación para la consolidación y restauración del inmueble con cargo al 1% Cultural del Ministerio de Fomento, cuya ejecución están en marcha. Los trabajos se iniciaron tras Semana Santa, contando con un presupuesto que ronda los 587.000 euros, y se espera que estén concluidos para finales de año.

Las cicatrices del gran terremoto de 1674

Sandra Martínez ha indicado que gracias a la retirada de algunos paramentos, se han descubierto algunas curiosidades, como varias grietas en los muros del edificio que fueron consecuencia directa del terremoto que sufrió la ciudad el 28 de agosto de 1674, cuando se produjo un terremoto en Lorca de intensidad VIII en la escala de Mercalli (ésta, a diferencia de la de Richter, mide la destrucción provocada y la percepción subjetiva de los daños). Entró en la categoría de destructivo. Una cuarta parte del pueblo quedó en ruinas y murieron unas 40 personas.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies