isladelfrailehostel

El Alcalde de Lorca exige en la Asamblea Regional que se mejore la financiación de los Ayuntamientos teniendo en cuenta su extensión

Los gastos impropios que el Consistorio lorquino tiene que asumir cada año por culpa de las competencias impropias rondan los 5 millones de euros. Fulgencio Gil subraya que no es lo mismo prestar los servicios municipales en localidades con una población concentrada que hacerlo en Lorca, con 38 pequeños pueblos y 1.600 km2 de territorio

El Alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, ha exigido esta mañana en la Asamblea Regional que se corrija a la mayor brevedad posible la desigual financiación que viene padeciendo el municipio, agravada por la necesidad de asumir gastos impropios y tener que hacer frente a la prestación de toda la cartera de servicios que un Ayuntamiento se ve obligado a asumir con sus ciudadanos en una localidad que presenta una dispersión de núcleos de población y amplitud geográfica que no se tiene en cuenta por parte de las administraciones públicas.

Fulgencio Gil ha reclamado que la financiación de los consistorios tendrá que tener en cuenta no solo los índices de población, sino también y de forma especial las necesidades de cada municipio. No es lo mismo tener que atender a un grupo de población muy concentrada en una pequeña área de extensión, que tener que llegar a núcleos poblacionales de centenares de kilómetros de extensión.

En el caso concreto de Lorca, tenemos que recordar que es el segundo municipio más amplio de España, con más de 1.600 km2 de extensión. Además del casco urbano existen 38 pedanías en las que viven más del 30% de lorquinos y lorquinas, algunas de las cuales se encuentran a 40 kilómetros de distancia del casco urbano, como es el caso de Coy, o a media hora de distancia en coche, Almendricos, o tres cuartos de hora, como es el caso de Fontanares.

Fulgencio Gil ha afirmado que no por vivir alejados del centro urbano tienen que tener menos derechos estos vecinos, eso es algo que no se puede permitir. Pero es evidente que la garantía de los servicios públicos en estas áreas supone un mayor coste para la administración local: oficinas de descentralización para la realización de trámites, apertura de recursos culturales y sociales como centros cívicos o locales de vecinos, refuerzo de la seguridad ciudadana y vial, iluminación pública, limpieza, servicios básicos como el agua, mantenimiento de carreteras, servicio público de transporte,…

El Primer Edil lorquino ha anticipado que cualquier tipo de reforma tributaria tendrá que tener en cuenta el caso singular de Lorca si realmente se quiere conseguir que todos los ciudadanos de esta Región sigamos avanzando en la misma marcha, y no haya murcianos de primera y de segunda, aunque ello suponga una mayor inversión para favorecer el desarrollo.

El Alcalde de Lorca ha recordado que los ayuntamientos de la Región de Murcia están mal financiados. A todos los alcaldes nos gustaría contar con fondos económicos que estuvieran a la altura de las necesidades generadas por la ciudadanía. Por ello es prioritario dar la voz a los Ayuntamientos en esta ponencia para ofrecer una visión directa de la infrafinanciación de las administraciones locales. Es una oportunidad para poner los cimientos sobre una hacienda regional y local más compensada, justa y eficiente. De momento, y para que se cuente con una idea general del problema al que tenemos que enfrentarnos en el caso de Lorca, los gastos impropios que no debería asumir nuestro Ayuntamiento pero que nos vemos obligados a ello en beneficio de los ciudadanos, rondan los 5 millones de euros.

Fulgencio Gil ha afirmado que desde Lorca se considera necesario cambiar los mecanismos de tributación de las administraciones locales, partiendo de la base de que esto no será posible sin cambiar con carácter previo la financiación regional desde los tributos nacionales. Nuestra Comunidad Autónoma está infrafinanciada. La reforma de la financiación autonómica es urgente si queremos a consolidar a Murcia como una tierra de progreso.

El Primer Edil de Lorca ha manifestado que resulta interesante estudiar los mecanismos para la participación directa de los consistorios en la tributación, pero sin una autonomía musculada y fuerte en lo económico, serán castillos en el aire. Los ayuntamientos tienen que participar en la gestión, por supuesto, pero cuando esta pueda ser real y útil, y no solo fuegos de artificio. Por ello apostamos por mejorar la financiación regional y crear los mecanismos para la reforma tributaria en consenso con las administraciones regionales.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies