isladelfrailehostel

Los aguileños disfrutan de las rebajas

El pasado viernes, 1 de julio, los comercios de nuestra localidad iniciaban el tan esperado periodo de rebajas de verano. Muchas personas, sobre todo las mujeres, andaban ya unas semanas “echando un vistazo” por los diferentes locales aguileños en pos de saber donde encontrar el producto a adquirir.

Este periodo de rebajas estivales es perfecto para adquirir esas prendas que te hacen falta ahorrándote unos euros, que dadas las circunstancias económicas en las que seguimos, no viene nada mal.
La realidad es que por ello, son muchos los negocios que a lo largo de este año han tenido promociones continuas, dejando ver carteles que así lo promocionaban.
Y aunque las rebajas comienzan el 1 de julio y finalizan el 31 de agosto, es el comerciante el que decide a qué periodo atenerse, aunque, desde la “Asociación de Comerciantes de Águilas” señalan, más que probable, un 100% de participación de los comercios durante los 2 meses de duración del período de rebajas estivales, rebajas que se prolongarán hasta el próximo 31 de agosto con interesantes descuentos, llegando en algunos casos al 70%, ya que el pasado año dio muy buenos resultados y salvó, en cierto modo, lo que fue una temporada bastante mala.
Pero como adelantábamos en el título, aunque la situación económica no ha mejorado desde el pasado 2010, la realidad es que los aguileños se han acostumbrado a convivir con la crisis, por tanto este año, dentro de las negras perspectivas que planean sobre nuestras cabezas, los compradores han sabido administrar sus compras dejándose unos euros para darse un capricho en las rebajas.
Esperemos que el balance sea positivo para el comercio aguileño, ya que esto supondría un aliciente positivo para la economía local.

La edil de Cosumo, Ana María Miñarro, recordó a los usuarios sus derechos y obligaciones durante el período de rebajas:

La titular del área de Consumo del Consistorio aguileño, Ana María Miñarro, quiso recordar que “los consumidores y comerciantes tienen las mismas obligaciones y derechos que durante el resto del año”.
Miñarro quiso remarcar los consejos que desde la consejería de Sanidad y Consumo se ofrece a los ciudadanos para el período de rebajas.

Consejos en período de rebajas

Durante los períodos de rebajas, el precio rebajado y el anterior deben figurar en la etiqueta, o bien el porcentaje de rebaja, o incluso un precio único para cada tipo de artículo. En caso de segundas o sucesivas rebajas, deberán marcarse los artículos con el precio original, el de la primera rebaja y los precios de las sucesivas.
Se debe conservar el tique o factura de compra como garantía de una posible devolución o queja. Si un establecimiento admite devoluciones durante toda la temporada, también debe hacerlo en época de rebajas, de lo contrario, deberá advertirlo explícitamente. En caso de arreglo de prendas, ocurre lo mismo que en las devoluciones.
Los establecimientos que admiten el pago con tarjetas de crédito durante el resto del año están obligados a hacerlo también en época de rebajas, sin recargo alguno sobre el precio, y están obligados a informar al consumidor de ello a través de su publicidad general, con exposición visible desde el exterior del establecimiento. El comerciante también está obligado a informar al consumidor sobre las formas de pago permitidas, a través de su publicidad general y visible desde el exterior del establecimiento.
La disponibilidad y existencias de los productos objeto de rebajas deberá ser suficiente. Si las rebajas quedan limitadas al agotar existencias de los artículos, el comerciante debe informar claramente sobre el número total de unidades objeto de la actividad.
El etiquetado debe ser correcto y legible en castellano. En el caso de ropa, la etiqueta debe incluir instrucciones de lavado y planchado e informar de los materiales de confección y de los datos de la empresa fabricante.
Se prohíbe en general la existencia de cláusulas abusivas y, en particular, las de desvinculación basadas en errores tipográficos y de imprenta.
Los artículos objeto de la venta en rebajas deberán haber estado incluidos con anterioridad y, durante el plazo mínimo de un mes, en la oferta habitual de ventas, en perfectas condiciones, no ser defectuosos ni fabricados expresamente para estas ventas. Asimismo, se deben rechazar los artículos que no reúnan las debidas condiciones sanitarias y de seguridad.
Adquirir únicamente los productos que se necesiten, y no adquirir artículos que no se necesitan sólo porque estén rebajados.
Comprar en establecimientos que estén adheridos a la Junta Arbitral de Consumo, pues ofrecen mayores garantías y consultar las páginas naranjas del consumidor.
Si se cree que algún comercio no ha respetado los derechos como consumidor, exigir la hoja de reclamaciones e intentar resolver el problema de forma amistosa. Además, se pueden dirigir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana, a la Dirección General de Atención al Ciudadano, Drogodependencias y Consumo y a la Dirección General de Comercio y Artesanía de la Comunidad Autónoma o a cualquier asociación de consumidores. También esta a disposición del consumidor el teléfono: 901 501 601.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies