isladelfrailehostel

La subida del tabaco cambia el hábito de los fumadores de Lorca y Águilas

El Gobierno, el pasado mes de junio, subía los impuestos del tabaco para mejorar la salud de los españoles, y no como un ‘afán recaudatorio’, comentó el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Pero lo que se ha conseguido es que la competencia que existía antes se haya mermado, es decir, los principales beneficiarios de esta subida son las grandes marcas internacionales. Éstas se han visto favorecidas, ya que la subida de precios ha sido más perceptible en las cajetillas de marcas hasta la fecha más asequibles.

Se mantienen las ventas

La subida del tabaco casi no ha repercutido en las ventas en los estancos. El principal cambio ha sido la disminución del consumo de las llamadas ‘marcas baratas’, ya que “con la subida del precio casi se ha igualado con las grandes marcas”, afirmaban a este rotativo diferentes estanqueros consultados.
En cuanto a los datos, a grosso modo, un 20% de los consumidores ha modificado su hábito de marca, empezando a fumar cajetillas de Marlboro, Fortuna o Camel, principalmente.
“Hachazo al tabaco de bajo coste”. Con este titular definía la situación actual la propietaria de la expendeduría Nº8 de Águilas, María Eugenia Gualda, que añadía que “personalmente, pienso que, por ejemplo, Ducal, Elixir, JPS o el Ducados Rubio, van a empezar a perder cuota de mercado, al ser menor la diferencia de precio con respecto a las marcas más conocidas”.

El tabaco en las máquinas

En dónde si ha habido un cambio es en la venta en máquinas. Antes la elección de la mayoría de los consumidores era ‘Chesterfield’ ya que su precio era de tres euros pero con la implantación de la subida el precio a variado y los consumidores ahora eligen ‘LM’, debido a que su precio ahora es de tres euros.
Pero esta variación de los consumidores con la elección de las marcas suele ocurrir las primeras semanas en las que la subida del precio se hace efectivo, pero pasado este tiempo el consumo se estabiliza y los consumidores vuelven a comprar sus marcas habituales.

La picadura, la más afectada

El llamado tabaco de liar ha sido con creces el que más ha visto subir su precio, y en ocasiones, incluso duplicarlo. La reacción de los consumidores de este producto ha sido inmediata, ya que la mayoría confiesa que “no merece la pena, pues no supone el mismo ahorro que antes”. Por tanto, el repunte de ventas que había experimentado en los últimos meses ha vuelto a estabilizarse en una media que, aunque mantiene cierto auge, deja mucho que desear con respecto a su tiempo de hegemonía.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies