isladelfrailehostel

El bajo precio de la sandía vuelve a poner contra las cuerdas a la agricultura aguileña

La campaña agrícola en el campo de Águilas, que comenzaba con buen pie el pasado otoño, se presenta negativa para algunas empresas; pero, sobre todo, la problemática es mucho mayor para algunos pequeños agricultores autónomos que han apostado por plantar sandía para intentar “cuadrar los números” de este ejercicio.

El motivo no es otro que la escasa demanda de la sandía, con unos precios en origen que no cubren los costes de producción, sitos en unos 15 céntimos por kilogramo como media. Y es que, durante junio y esta primera quincena de julio, esta fruta de verano se está vendiendo entre 2 y 12 céntimos , corriendo los costes de recolección por parte del comprador. “Nosotros hemos tenido que vender media hectárea de sandías a 4 céntimos. Las teníamos plantadas en malla y lo que más nos interesaba era que las retiraran ya que nos hacen falta esta superficie para poder plantar tomates el mes que viene y empezar con la campaña. Por supuesto, a esta plantación le hemos perdido dinero”, apuntaba a La Actualidad un agricultor de la pedanía de La Marina de Cope, Salvador López.
Por contra, y en esta misma línea, las grandes empresas productoras se están viendo menos afectadas por los bajos precios, ya que una parte de su producción estaba ya contratada antes de iniciar la campaña con empresas importadoras, centradas en el mercado de la Unión Europea, principalmente Alemania y Francia.

Comida para las cabras
Otras plantaciones de sandías, bien en su totalidad o después de la primera recolección han nquedado como pasto para los ganados caprinos, algo que es constatable en numerosas explotaciones agrícolas tanto de Los Arejos como de Marina de Cope. Esta situación de abandono también ha dado lugar a la venta “ilegal” de sandías por parte de ciertos colectivos. El modus operandi no es otro que cargar con sandías una furgón y ofrecerlas por los barrios de Águilas y de Lorca a los viandantes a un precio de “ganga”; claro está, la mercancía no les ha costado nada

Perspectivas
Las expectativas de mercado es que la demanda se empiece a equiparar con la oferta durante la segunda quincena este mes de julio. Al no darse el fenómeno de la sobreproducción, los precios subirán y se beneficiarán los productores que hayan plantado sandías tardías, tan sólo un 30%.

PRECIOS De la huerta a la mesa se multiplican

Los agricultores pagan la factura y los “hiper” aumentan beneficios

La situación de la sandía es similar a la que se está viendo con otras frutas y verduras, con unos precios que se multiplican por 16 al pasar de la huerta a la mesa.
En este sentido, el Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos (IPOD) se elevó en junio hasta el 6,03 ( 603%), el nivel más alto de la historia de este índice, elaborado mensualmente por COAG y diferentes organizaciones de consumidores.
El imparable aumento de los márgenes de la cadena agroalimentaria obedece fundamentalmente al desplome de los precios en el campo, más acusado en el mes de junio en las hortalizas y algunas frutas de verano, tales el melón o la sandía. Por productos, caben destacar los desorbitados márgenes comerciales en la cebolla (1.570%), patata (1.314%), tomate para ensalada (1.130%), melón (1.120 %), coliflor (1.093%) y pepinos (1.084%). También son destacables las diferencias de otros productos hortícolas como el pimiento rojo (740%) o la berenjena (874%). En el caso de las frutas, el plátano (920%), el limón (744%) y la sandía (763%), también acumulan unos diferenciales reseñables.
“Estos datos ilustran que los agricultores, como en la mayoría de los casos, hemos acabado pagando la guerra de precios de los “hiper”. Para mantener unos márgenes de rentabilidad altos la gran distribución viene ejerciendo una presión constante en el campo, llevando al sector agrario a una asfixia insostenible al tener que vender incluso por debajo de los costes de producción. Exigimos al Gobierno que pase de los necesarios estudios a las imprescindibles actuaciones ante los escandalosos márgenes y los abusos de la distribución, amparados por las políticas de desregulación de los mercados. Necesitamos que los beneficios de la cadena se distribuyan de forma equitativa y justa”, ha argumentado Miguel Padilla, responsable de Mercados Agrarios de COAG.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies