Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

La Concejalía de Cultura afirma que la declaración como Bien Catalogado del yacimiento arqueológico del Cerro de los Puches destaca la importancia de Lorca como referente peninsular en el estudio de la prehistoria

Se trata de un yacimiento ubicado en Tirieza (Fontanares) en el que se hallaron restos cerámicos prehistóricos y de silex, lascas, desechos de talla y alineaciones pétreas.

La Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Lorca, Sandra Martínez, ha indicado esta mañana que la iniciativa para declarar como Bien Catalogado el yacimiento arqueológico lorquino conocido “Cerro de Los Puches”, es una noticia que subraya la importancia de nuestra ciudad como referente en el estudio de la prehistoria en la península ibérica. Estamos hablando de un enclave catalogado como asentamiento y datado por los investigadores en el periodo Calcolítico Tardoantiguo, concretamente entre IV-III milenio a.C. Se trata de un yacimiento localizado en el paraje de Tirieza la Baja, en la Diputación de Fontanares. Se emplaza en un cerro aislado, a pocos metros de la margen izquierda del río Vélez-Corneros. La cima presenta una superficie llana, donde en parte aflora la roca. Entrando en detalles hablamos de un asentamiento con dos fases de ocupación, una inicial calcolítica (IV-III milenio) y otra tardoantigua (ss. V-VII d. C.), dado a conocer en los trabajos de prospección sistemática realizados en la campaña del año 1996, en el marco de un estudio más amplio sobre el poblamiento prehistórico e histórico en el valle del Río Vélez o Corneros. Se caracteriza por la presencia de restos estructurales y elementos materiales, cerámicos y líticos, registrados fundamentalmente en la cima del relieve. Se constatan alineaciones pétreas bien adosadas a la roca o en unión con otras estructuras, que pudieron servir de base para el alzado de muros de unidades habitacionales. Las cerámicas se componen en su mayoría de producciones toscas a mano y a torneta, tonalidad media a oscura, color rojo vinoso, abundantes desgrasantes de tamaño grueso con predominio de los esquistos, acompañado de fragmentos de ímbrices (tejas romanas de cañón). Al mismo tiempo, se documentan algunos restos de industria en sílex, lascas y desechos de talla, junto a minúsculos restos informes de cerámica prehistórica.

Martínez Navarro ha explicado que ya existe al respecto un informe emitido por los técnicos del Servicio de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura de la CARM donde se justifica el interés del yacimiento arqueológico para su declaración como bien catalogado. La finalidad de la declaración como Bien Catalogado de este yacimiento es proteger y conservar su patrimonio arqueológico. Así, en el área arqueológica no se permite la búsqueda, recogida o traslado de materiales arqueológicos, así como el uso de detectores de metales o el vertido de residuos sólidos, salvo que exista autorización de la Dirección General con competencias en materia de patrimonio cultural. En el área arqueológica el uso actual del suelo es compatible con la conservación del yacimiento, si bien cualquier actuación que implique remoción del terreno en zonas o cotas inalteradas, deberá contar con informe y autorización expresa de la Dirección General con competencias en materia de patrimonio cultural.

Cabe señalar que el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM) ha abierto el trámite de audiencia relativo a esta declaración, trámite publicado el pasado 5 de julio.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies