isladelfrailehostel

Vino vs Cerveza… ¿Cúal es la mejor opción en el chiringuito?

IMG65

Un artículo de María Coronado, Diplomada en Nutrición Humana y Dietética; y Lic. en Ciencias y Tecnología de los Alimentos

¿Una caña o un vinito? Esta es la pregunta más frecuente que me suelen hacer en la consulta, y es que, es la bebida por excelencia en las largas tardes de verano, muy socorrida para aliviar las horas de calor y no meter la pata en nuestro plan dietético.
Hasta los años 80, los españoles, consumían el vino como bebida única, pero a partir de 1982, la cerveza pasó a ser la bebida favorita, hasta el día de hoy.
Quién se unifica a una de estas dos tendencias, lógicamente suele ser porque una de ellas no les gusta, o la mayoría de las veces la elegimos de forma aleatoria, o nos dejamos llevar por las modas, sin plantearnos lo que realmente importa, que son bebidas alcohólicas; conocidas nutricionalmente como “calorías vacías”, aportan calorías sin aporta ningún valor nutricional.
¿Qué deberíamos saber acerca de estas dos bebidas antes de irnos de cañas?

1. Cantidad de alcohol; lo primero es mirar la graduación alcohólica; es la proporción de etanol contenida en la bebida en sí. La graduación alcohólica puede variar entre marcas y bodegas, pero sí que el vino contiene mucha más graduación que la cerveza, casi el doble más. Un vino tinto suele tener entre 12º y 15º y las cervezas que bebemos en España, no suelen superar nunca los 6º.
Por tanto, una copa de vino (150 ml) suelte tener el mismo alcohol que una pinta de cerveza (500 ml). Además, la velocidad del alcohol en el torrente sanguíneo es más rápido en el vino que en la cerveza, en primera posición se coloca los licores (que alcanzan su máxima presencia en sangre 20 minutos después de tomarlos) , seguidas del vino (54 minutos) y la cerveza (62 minutos).
En definitiva el vino produce mayor estado de embriadez que la cerveza.
2. Cantidad de calorías;
-Esta bebida milenaria y de atractivos tonos ambarinos está elaborada a base de cebada y otros cereales. La cerveza tiene, por lo general, pocas calorías y escasas grasas saturadas. La cantidad exacta es de 43 calorías por 100 ml. Así pues, si bebes un vaso de 250 ml, obtendrás unas 90 calorías. Esto significa que podemos consumirla con moderación. A veces, consumimos muchos refrescos de cola o con gas que disponen de muchas más calorías. Como nutricionista siempre la recomiendo tomarla con moderación. Si eres de las que siente verdadera pasión por esta bebida y te gusta tomarla cada día, procura beber un poquito menos de un vaso, es decir, unos 200 ml. Ya sabes que por cada vaso vas a obtener unas 90 calorías, así que siempre podrás eliminarlas con un poco de ejercicio o un paseo. Además, debemos saber que la cerveza más saludable será aquella cuya fabricación sea más natural y tradicional, como la cerveza negra: está elaborada a base de malta y lúpulo, y es más rica en hierro
– El vino es una bebida que tiene menos cantidad de hidratos de carbono que la cerveza, algo que mueve la balanza a su favor para saber si engorda más o menos. Sin embargo, el vino tinto, pese a tener menos hidratos que la cerveza, tiene más contenido en alcohol y por cada 100 mililitros que tomes de vino tinto estás ingiriendo un total de 70 kcal. En el caso del vino blanco cabe resaltar que la proporción de alcohol es menor que la del tinto pero igualmente superior que la de la cerveza: por cada 100 ml de vino blanco tomamos 65 kcal.

Conclusión
Después de haber analizado la composición de ambas bebidas alcohólicas, podemos llegar a una conclusión concreta respecto a la pregunta: ¿qué engorda más el vino o la cerveza?. Si valoramos la cantidad de calorías que ingerimos por cada vaso de 100 mililitros la respuesta es que el vino engorda más que la cerveza.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies