Mateos reclama un segundo autobús para acoger a la totalidad de escolares que necesitan transporte en Campillo mientras la carretera de la Almenara no esté adaptada al paso de los peatones

El PSOE pide que el nuevo reglamento del transporte urbano en Lorca prevea soluciones ante situaciones y problemáticas excepcionales como el que presenta la comunidad educativa del Campillo. La actual normativa de la CARM excluye a cerca de 40 familias del transporte escolar por el hecho de residir a menos de 3 kilómetros del colegio, sin importar el riesgo de tener que acceder a pie por una carretera que no reúne los mínimos para garantizar la seguridad peatonal

El Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Lorca, Diego José Mateos ha vuelto a exigir al Alcalde y su equipo que sea “sensible” a las peticiones de las cerca de 40 familias afectadas por la necesidad de reforzar la línea del transporte escolar en la pedanía. El PSOE ha llevado este asunto tanto al Pleno del Ayuntamiento en varias ocasiones mientras el PP sigue sin poner interés en esta problemática.

Mateos ha vuelto a poner de manifiesto que estas familias, para acceder diariamente hasta su colegio, se ven obligadas a transitar por una carretera, la D-10, también conocida como la de la Almenara, que no reúne las necesarias medidas para garantizar la seguridad peatonal, como arcenes o las debidas señalizaciones. Pese a la peligrosidad, la actual normativa del transporte escolar, de la Comunidad Autónoma, les excluye de la posibilidad de hacer uso de este servicio por el hecho de que residen a menos de 3 kilómetros del centro.

Mateos ha vuelto a insistir en que la solución al problema actual pasa, en primer orden, por conseguir la mejora de la accesibilidad peatonal de las carreteras D-10 y D-12, con el objetivo de lograr un itinerario seguro para los escolares y vecinos de Campillo de acceso al centro educativo. Una propuesta que el PSOE ya ha planteado, por escrito y también en el Pleno del Ayuntamiento de Lorca en varias ocasiones.

Mientras tanto, y a la espera de la adecuación de estas carreteras, Mateos ha reclamado el refuerzo de la línea de transporte escolar con un segundo autobús que dé cabida a la totalidad de los alumnos que, aun viviendo a menos de 3 kilómetros del colegio, necesitan de este medio, especialmente para evitar que estén expuestos al peligro diario.

“Si de verdad es el PP es sensible a esta problemática, está a tiempo de hacer prever, de cara a la elaboración del nuevo modelo de gestión municipal del transporte público en Lorca, una modificación adicional necesaria y que estaría justificada, como sería la posibilidad de que, con carácter excepcional, se pudiera destinar un refuerzo del transporte urbano para situaciones de emergencia como la que presenta el Campillo.

Mateos recuerda que el PSOE también pidió en mayo la inclusión de una modificación en la Orden de 3 de junio de 2002 que regula el transporte escolar para dar una solución a esta problemática. En concreto, proponían que con carácter excepcional, se pudiera autorizar a la Consejería competente en materia de Educación, la utilización de dichos autobuses por parte de alumnos cuyo domicilio de residencia se sitúe a menos de 3 km del centro educativo cuando las condiciones de la vía tales como la carencia de zonas de tránsito peatonal, suficiencia de aparcamientos, su peligrosidad u otras circunstancias análogas así lo recomienden.”

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies