Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

La alfarería en la familia Lario


Por Juan Hernández (Oficios perdidos en Águilas)
Jerónimo Lario, “Maestro Jeromo” y natural de Lorca, de profesión alfarero, se traslada a Águilas en el año 1923. Era verano y comenzó a hacer piezas de alfarería, cántaros, macetas, lebrillos, etc. Piezas que se las llevaba a sus amigos Juan y Miguel, para su venta. En el año 1929, decide asentarse de forma definitiva en la ciudad como alfarero en la calle Murcia, al lado de la tejera, en el almacén que le cede Miguel, dardno forma a un negocio que estuvo funcionando hasta el 1960. Al cesar se queda con la alfarería su hijo Jerónimo Lario Bermejo, haciendo a menor escala y vendiendo piezas de alfarería a varias tiendas de Águilas hasta el año 1968, cuando se vendió el solar donde estaban la tejera, trasladándose la alfarería a un solar situado en la calle Dr. Santa María. Allí se hizo un pequeño horno “Moruno” para cocer el barro y hasta el 1970, teniendo la alfarería como hobby ya que es ferroviario. En el 2004 se traslada a la Residencia de Pensionistas Ferroviarios donde le hacen un horno eléctrico para cocer las pequeñas piezas que hace.
Hoy el barro se puede comprar, ya que está preparado para la alfarería, antes había que prepararlo con tierra lagena” Roya”, que se traía del cabezo negro (en el camino de El Cocón) y greda de los ”cocedores” (en el Cabezo del hornillo). La proporción de 3 de greda y 2 de tierra lagena, ha sido la utilizada durante muchos años por su padre y él y que sacó su padre, el “maestro Jeromo”; esta clase de mezcla permite barnizar las piezas de alfarería.

Le hubiese gustado que sus herederos siguieran la tracción familiar alfarera pero como no ha podido ser le haría ilusión que aprendiera alfarería Nelia García de Haro, que es Técnico de Animación Sociocultural en la residencia.
Jerónimo dice que antes de nacer habían dos alfarerías en Águilas.Entre los muchos oficios que se están perdiendo en Águilas está el de alfarero, una pena
En Águilas hay una ceramista, Pilar Espinosa.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies