Aislamientos Lorca

Lo que nos dice el IRPF

Los economistas Juan Luis Romero y Ana Millán, de Manuel Jódar Asesores, analizan los datos macroeconómicos del IRPF, haciéndonos una idea de la evolución económica de Lorca y su comarca

Hace unas semanas finalizaba la campaña de IRPF. Había que cumplir con el fisco y presentar la declaración anual de renta, tributo más importante del estado español al ser el impuesto que más recauda y con mayor volumen de declarantes presentándose anualmente más de 19 millones de declaraciones.
Se trata de un impuesto directo que grava la obtención de renta por el contribuyente y, de carácter personal, considerando las circunstancias personales y familiares del contribuyente. Por tanto, las situaciones de cada contribuyente pueden ser muy variopintas y prueba de ello son las más de 1.300 casillas distintas, ahí es nada, con las que cuenta el último modelo aprobado.
Analizando este impuesto podemos hacernos una idea de la evolución económica de España o de una región concreta. Así si tomamos una muestra de declarantes de Lorca y su comarca podemos obtener datos estadísticos reveladores del nivel de renta medio, su procedencia y tipos de tributación medios a los que se ven sometidos estos ingresos durante el año 2018.
Como principales resultados se obtiene que el 63,3% de los citados declarantes tiene una renta total inferior a los 30.000 euros y su tipo medio de tributación es del 8,3%. Los contribuyentes con renta comprendida entre 30.000 y 40.000 euros suponen un 15,4%, siendo su tipo medio efectivo del 20,1%.
De esta forma, podemos concluir que casi ocho de cada diez declarantes de la muestra tienen una renta inferior a los 40.000 euros. A su vez, su principal fuente de renta corresponde a rendimientos de trabajo ya sea como asalariados o por cobro de pensiones, obteniendo además de media 2.395 euros de rentas complementarias por rendimientos de inmuebles.
Los contribuyentes con renta comprendida entre 40.000 y 60.000 euros representan un 8,9% y su tipo medio efectivo es del 24,7%. Los contribuyentes con renta superior a los 60.000 euros constituyen un 12,4% y su tipo medio efectivo es del 32,7%. Por consiguiente, se constata la progresividad fiscal del impuesto, siendo el tipo medio efectivo superior a mayor nivel de renta.
Si analizamos la base imponible del ahorro de IRPF de esta muestra de contribuyentes en la cual se incluyen intereses, dividendos, seguros y variaciones patrimoniales por transmisiones, la renta media del ahorro se sitúa en 2.124 euros en el grupo de contribuyentes de menos de 30.000 euros de renta, siendo de 2.805 euros para contribuyentes entre 30.000 y 40.000 euros de renta, de 3.091 euros para contribuyentes entre 40.000 y 60.000 euros de renta y de 4.788,12 euros para contribuyentes con renta superior a 60.000 euros.
Por tanto, se observa que a mayor nivel de renta se obtiene en cada grupo también una mayor base imponible de ahorro. Es decir, hay una correspondencia, pero en una menor proporción ya que no se aprecia un incremento mayor de la tasa de ahorro en los contribuyentes de mayor nivel de renta. También se observa que en último año se ha disminuido para todos los niveles de renta la base imponible del ahorro, lo que confirma que como consecuencia de las medidas ultra laxas de política monetaria expansiva del Banco Central Europeo con sucesivas bajadas de tipos de interés, con la finalidad de reactivar la economía, se ha producido en los últimos años una bajada reiterada de la rentabilidad obtenida en productos financieros, y un cambio de tendencia incentivando el consumo y la inversión, teniendo como contrapartida una decadencia manifiesta de la tasa de ahorro, cuya evolución se seguirá analizando en próximas campañas.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies