Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Do you speak english?

Como el mundo está lleno de anécdotas que muchas veces son las que llenan los periódicos, voy a aprovechar una de la que fui testigo este verano en Águilas, muy cerquita del Ayuntamiento, en el centro neurálgico de nuestro pueblo que ya se sabe que es amante del turista, acogedor del visitante y muchas cosas más.

Una mañana de agosto, de esas que te fríes al sol, observo que mi cartera está vacía. Vamos, que con cinco euros no vas a ninguna parte, y decido entrar en una sucursal de un banco de esos de la Glorieta; en uno cualquiera no, sino en el que tengo mis ahorrillos. Noto un frescor que me deja un poco atolondrado y me pongo detrás de un foráneo, de esos que van con pantalón corto, sandalias y calcetines. Yo mismo me río un poco y espero mi turno. Cuando el guiri empieza a hablar deduzco inmediatamente que es inglés, al menos anglohablante. Como parece ser que no entiende nada, le hace al empleado la típica pregunta que todos conocemos: “Do you speak english?

A uno le pueden venir a la cabeza montones de respuestas del empleado en cuestión: “Lo siento, pero no hablo inglés”; “Pues no, pero voy a ver si algún compañero puede ayudarle”; ¿Alguien en la cola sabe inglés?”; “No se preocupe, haremos un esfuerzo los dos a ver si nos podemos entender”… Pues nada de eso. El oficinista empieza a mover los brazos y suelta ni más ni menos que la frase siguiente: “Ni pitinglis ni ná; aquí español que para eso estamos en España”. El incrédulo turista no sabe qué decir y espera que el maleducado pare de repetir la frase. Quizás confía en una respuesta más seria y no sale de su asombro. Tras varios minutos de incertidumbre, el “españolito” se tranquiliza y dice: “¿a quién le toca?”.

Nadie en la cola mueve un músculo para ayudar al turista. Muy al contrario, alguien murmura una frase de aprobación al empleado. El turista sale por la puerta seguramente pensando que todo ha sido una pesadilla y quizás esperando que alguien le ayude. Como el lector puede imaginar, fui yo mismo quien en mi pobre inglés le ofrecí que me acompañara a una Caja de ahorros donde tengo un primo que sabe el idioma. Solamente podía captar “Thank you” y una sonrisa que en esos momentos indicaba satisfacción por haber encontrado a alguien que podía sacarle de una situación complicada.

Seguramente es una anécdota y no podemos trasladarla a todos los ámbitos aguileños. Pero sí que pienso muchas veces que este inglés puede tomar dos decisiones: no venir más a Águilas o no darle importancia. Si elige la primera opción puede hacer mucho daño al turismo que pensara trasladarse a Águilas. Porque todos sabemos que el boca a boca hace más que una campaña publicitaria turística. Porque también sabemos que una carta en un diario, en una publicación extranjera, puede tirar por tierra todo el esfuerzo de miles de personas.

Pero todavía es más lamentable que los aguileños que se encontraban en la cola y que los otros empleados que trabajan en el banco no mostraran ningún interés en el tema y dejaran que el visitante se marchara cabizbajo. El empleado dejó bien clara su estupidez pero los que le rodeaban fueron cómplices de esa estupidez no obligándole a buscar una solución. Ese miedo a participar en el entendimiento de las personas contribuyó sin duda a ofrecer una imagen de los españoles patética. Porque no cabe duda que en muchos casos los tópicos hacen mucho daño y ese inglés va a hablar muy mal de nosotros en los próximos años.

La educación no está reñida con la ignorancia. Ser culto es una cosa y ser educado es otra. A nadie le obligan a hablar inglés, pero una persona que atiende al público sí está obligada a respetar a la persona que tiene delante, independientemente del idioma que hable. Mucho más si cabe en una población que intenta aproximarse al turismo extranjero. Nuestro empleado seguramente cobrará lo mismo este mes pero quizás algún compañero debiera indicarle que solo con educación podemos esperar el respeto de los demás.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies