Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Blas “el carpintero”

Blas Cegarra Rabal, en 1953, empezó a trabajar en la Carpintería “el Mellizo” en la calle Agravio con calle Marina, teniendo como jefe al “Maestro José” y sus hijos José y Alfonso, grandes profesionales de la carpintería (antes la carpintería la tenían en calle Menduiña, 6). En la carpintería se realizaban trabajos como: ataúdes (cajas de muerto), muebles, casi todo hecho a mano, tallas en la madera, artesas, mesas, sillas de anea y, lo norma,l puertas y ventanas; se barnizaba a mano con goma-laca, alcohol y piedra pómez (con un trapo se hacía como una pelota) y con el juego de la muñeca a base de pasadas se barnizaba. Poco tiempo después llegaron máquinas como la acepilladora, sierra de cinta (tupi) y un torno, todo se movía con un solo motor con corriente de 220 V de potencia, por medio de trasmisiones.
Lo que más se hacía eran ataúdes; tienen muchas anécdotas, entre risas, Blas me contaba que de vez en cuando alguien se metía dentro y cuando entraban a la carpintería algún susto que otro se llevaban o por ejemplo lo que le paso “al Rajao” que en esa época casi nadie estaba afiliado y un día al recibir la visita de los inspectores de trabajo y para que no lo pillaran se metió en una caja y como tardaron más de la cuenta se quedo dormido dentro de la caja; fue un día redondo porque no los pillaron, no lo afiliaron durante ese tiempo y lo que ganó fue una buena siesta.
Unos años después de cumplir la mili, entró a trabajar en la carpintería “el Mellizo”, en esa época era cuna de grandes carpinteros y servía de referencia para aprender. Después hizo sociedad con Juan Mateos montando una pequeña carpintería en la Calle Madre de Dios; dos años después al quedárseles pequeña la industria se instalaron en la calle Jovellanos con Mazarrón, durante 6 años, y después inició la andadura como empresario carpintero, con la mitad del negocio durante 4 años; al funcionar muy bien se trasladó a un sitio más grande en la huerta de Juan Soler, poniendo unos años después la carpintería en la calle Alegría, 6, funciono muy bien metiendo a tres operarios hasta su jubilación en el año 2004.

A lo largo de su vida siempre le ha gustado aprender, intentado ser un carpintero como los de antes, poniendo el alma en su profesión, disfrutándola y considerándola preciosa. En sus ratos libres ha tenido como hobby, entre otros, hacer cosas de esparto: pleita, cestos, cachuleros, etc…
De toda mi conversación con Blas destacaría: “tengo un buen recuerdo de los trabajos que se hacían a mano tallando madera; esos trabajos son imposibles de hacer en la actualidad”. Po lo que cada día se van perdiéndo más los trabajos de artesanía.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies