Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

535 personas despiden el segundo fin de semana de los Juegos Deportivos del Guadalentín con la popular Ruta al Cejo de los Enamorados

IMG-20150920-WA0007El itinerario comenzó en La Merced y terminó en Los Pilones tras haber recorrido un total de 13 kilómetros // Participó gente de todas las edades, sin importar la condición física de cada uno
La mañana de ayer amaneció estupenda para disputar una de las pruebas más populares de las olimpíadas lorquinas: la Ruta Senderista al Cejo de los Enamorados, organizada por los Juegos Deportivos del Guadalentín y el club senderista La Carrasca. Un total de 535 personas quisieron sumarse a esta cita y disfrutar del primer domingo de feria de forma diferente, convirtiéndose, un año más, en una de las grandes pruebas de los Juegos.

A las 9:30 horas centenares de personas vestidas con chándal y zapatillas de deporte, de todas las condiciones físicas y edades, comenzaron a caminar desde La Merced. Los primeros pasos condujeron a los participantes por la ribera de San Miguel, antigua depuradora, cauce del Río Guadalentín y carretera Lorca-La Parroquia. El grupo realizó el ascenso a través del cortijo romano de La Quintilla hasta llegar al Cejo de los Enamorados, donde se descansó unos minutos y, como es tradicional, se tomó el almuerzo y se bebió agua de la fuente que, según la leyenda, surgió donde dos amantes se precipitaron hace siglos al no ser posible su amor.
Tras el descanso, los senderistas tomaron la ruta del Cejo a través de los estrechos puentes que dan a los participantes unas vistas impresionantes de Lorca. La ruta terminó con la llegada Los Pilones, donde se situaba la meta tras haber recorrido unos 13 kilómetros. Desde allí, y tras el sorteo de regalos tales como vales para material deportivo, bonos para la piscina del Complejo Felipe VI y una cena para dos personas, los senderistas eligieron el camino para regresar a casa optando por los distintos itinerarios que permiten contemplar la ciudad e incluso algunos decidieron seguir hasta el recinto del Castillo para comenzar ya con las tapas de feria en el restaurante “Las Caballerizas”.
Cabe destacar que la prueba se celebró sin ningún tipo de incidencia, por lo que las asistencias sanitarias no tuvieron que intervenir. La nota predominante fue en todo momento, y como es común en las pruebas populares de los Juegos, el buen ambiente y diversión de los participantes; es por ello que la Ruta Senderista al Cejo es una de las pruebas clásicas de los Juegos Deportivos del Guadalentín. Y lo es porque reúne las grandes virtudes de las olimpiadas lorquinas: tradición, apoyo popular, actividad física para todos y, además, un marco tan bello como es el Cejo de los Enamorados de Lorca.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies