Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Agricultura experimenta en Águilas con un nuevo sistema para plagas del tomate

El método, denominado ‘Falsas pistas’, consiste en la dispersión en el suelo de los invernaderos de un producto con la feromona del insecto que se pretende combatir
La Consejería de Agricultura y Agua experimenta un nuevo sistema biológico para el control de plagas en plantaciones de tomate denominado ‘Falsas pistas’. El método consiste en la dispersión en el suelo de los invernaderos de un producto granulado que contiene la feromona del insecto que se pretende combatir. La proliferación de estos puntos de atracción de los machos consigue alterarlos, y se evita así que estos puedan localizar a las hembras para fecundarlas.

El director general de Modernización de Explotaciones y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, señaló que dicha técnica “se encuentra aún en fase de desarrollo y no se pondrá a disposición de los agricultores hasta que su efectividad sea contrastada”.

El responsable autonómico visitó esta semana diversas explotaciones dedicadas al cultivo del tomate en los parajes de Cañada de Gallego y La Marina, ubicadas en los términos municipales de Mazarrón y Águilas, respectivamente. En estas localizaciones comprobó sobre el terreno el estado sanitario de las plantaciones y la evolución de las experiencias que lleva a cabo el Servicio de Sanidad Vegetal para el control integral de las principales plagas y enfermedades, dentro del programa ‘Agricultura Limpia’.

Los trabajos desarrollados combinan prácticas culturales, como mejora de cerramientos y desinfección de suelos, con la suelta de insectos beneficiosos, la instalación de sistemas de lucha tecnológica (trampas, confusión sexual, entre otros) y el empleo de productos fitosanitarios de bajo impacto ambiental.

Según García Lidón, la Región “está siendo pionera en la implantación de estos sistemas y sirve de modelo a otras regiones y países productores”. Explicó asimismo que “los sistemas integrados de gestión de plagas serán de obligado cumplimiento a partir del 1 de enero de 2014”.

Con motivo de esta visita, el responsable regional se entrevistó con productores y representantes agrarios del sector del tomate, quienes manifestaron su interés en la continuidad de las experiencias que se llevan a cabo con el asesoramiento de la Consejería para el control de plagas como la polilla del tomate (Tuta absoluta).

Los productores de Mazarrón y Águilas valoran la eficacia que tiene la lucha biológica contra esta plaga, mediante la instalación de insectos auxiliares como Nesidiocoris tenuis. La superficie sobre la que se actúa desde hace más de cinco años supera las 5.000 hectáreas, con una inversión de más de ocho millones de euros.

Cultivo emblemático

El director general destacó los esfuerzos del sector productor para asegurar la continuidad de este cultivo emblemático de la Región, “mediante la reconversión hacia variedades de gran sabor y calidad organoléptica”.

Además, manifestó a los productores que “la principal herramienta para lograr la supervivencia de estos sistemas productivos pasa por la modernización de sus explotaciones, como ha ocurrido ya en otros territorios de la Unión Europea”.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies