isladelfrailehostel

En la cárcel y con miedo

Como siempre, más papistas que el Papa. Me parece que empezamos a parecerlo.
O eso, o en Europa empezamos a defecarnos (qué palabra más elegante…..) encima mismo de nosotros mismos. Desde que los cutres dibujos de un periódico que nadie lee, seguramente ni en su helado país, alarmaron a unos cuantos zumbados radicales, nos hemos empezado a mear en los pantalones de Hil-Figer (o algo así) .

Ahora suspenden una ópera de Mozart en Berlín porque pudiera ser que pudiera molestar a los mismos extremistas religiosos. Manda cojones. Una ópera que tiene 250 años y que van a ver los cuatro entendidos de una ciudad culta y que, por cierto, no suele incluir a los otros cuatro sujetos descerebrados a los que me estoy refiriendo, por cierto. No vaya a ser….….

Ya rizando el rizo, en un pueblo casi desconocido para el resto de España, suavizan el tratamiento que le dan a una marioneta hecha de harapos que simula algún dios extraño para los europeos de la actualidad y no la hacen explotar llena de petardos. Joder, toda la “vidadedios” se ha pegado fuego a los monigotes en las fiestas sin darle mayor importancia . Peor es que le pongan antorchas a un toro en los cuernos.

El otro día un amigo me recordaba una célebre cita que viene al pelo en esta cuestión : “estamos en la cárcel y con miedo….” .

Vamos a ver, que si cada vez que se cabrea una ínfima parte de la población, nos pusiéramos contra las pared la inmensa mayoría, no sacaríamos las orejas ni para ir a por el pan, leches. Es que no despegaríamos el culo de la pareta en la vida.

Cuando le promulgaron la famosa “fatwa” a Salman Rushdie, el tío hizo que se cagaba, pero desde entonces vende más libros que nunca. Y quizá ni era buen escritor. Ni me interesa; pero el tío lleva una vida de lujo y mujeres que ya quisieran muchos que le cayeran alguna de esas “fatwas” para sí, con ese resultado.

Luego va un alegre dibujante y hace unos dibujos y va un grupo de integristas y se cabrea, y dejan de comprarle galletas de mantequilla a los países escandinavos.

Después va el jefe de la otra gran religión monoteísta y mete la pata hasta el corvejón, tocándole las narices a la competencia. Y van y se molestan otra vez, y van y se cargan a una pobre monja en Africa. Hay que joderse con la paz predicada por algunas religiones, que hasta las hindúes tan pacifistas la aprovechan para matarse entre sí .

Hasta ahí, se puede entender que las acciones han provocado unas reacciones, si es que se le quiere dar carta de credibilidad a semejantes chalados. Pero desde ese punto de inflexión lo que empieza a ocurrir es que nos defecamos antes de cometer algún acto que moleste a tales sujetos ; lo que decía aquel : “en la cárcel…”

Nadie como un servidor admira a los árabes y sus costumbres, pero cuando se dejan llevar por unos cuantos radicales, dejan de ser ellos mismos, indolentes y pacíficos. Me da la sensación de que desde las Cruzadas, la Reconquista y la Reforma luterana no habíamos tenido tanto problema por la religión, al menos en esta Europa culta y avanzada en las ideas y en la tolerancia. Y hablamos de entre 1000 y 500 años, que ya ha llovido, pero de poco nos ha servido, valga el bonito pareado. Mucho susto debe haber para que ahora empecemos a andar con pies de plomo por si alguien se molesta por un puñetero dibujo o por la recreación festiva de las batallas entre moros y cristianos que se hacen en cada pueblo y cada año. A ver si le va a caer una “fatwa” al alcalde de Alcoy, o a la de Cartagena, o a Leoncio en Lorca…. . No hay que dar ideas : ”…….. y con miedo”. Mi resumen: por ese camino sólo vamos a tenernos miedo unos a otros, a despreciarnos cada vez más y a mirarnos de reojo cada día más, a alejarnos más cuando lo que el sentido común dice que el camino debe ser justamente el opuesto.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies