isladelfrailehostel

Un nuevo cargamento de ilusión rumbo a los campamentos saharauis

La última acción de la Asociacion Amigos del Pueblo Saharaui ha sido el envío de un camión con todo tipo de enseres

Paqui Lajarín junto a los hermanos Boti

Desde que comenzó su andadura, hace más de doce años, la Asociación Aguileña Amigos del Pueblo Saharaui, prosigue, incansable, su labor de ayuda humanitaria con los refugiados del Sáhara.

La última gran hazaña ha sido el envío de un enorme camión cargado con todo tipo de enseres: comida, juguetes, cocinas de butano, bicicletas, material escolar, ropa, calzado… la lista de objetos procedentes de manos solidarias es interminable.

Sin embargo, en esta ocasión, la acción no vino encabezada por la propia Asociación, sino que fue fruto de la generosidad de José Antonio Bernardo, médico local, recientemente fallecido. En palabras de su presidenta Paqui Lajarín, la última voluntad de este aguileño era donar todo su material e instrumental sanitario (camillas, aparatos de Rayos-X…) a los necesitados del Sáhara.

Y así se ha cumplido. Para hacer realidad este último deseo, no faltaron voluntarios que quisieron aportar su granito de arena. José Luis Muñoz, junto a su esposa, fue uno de ellos. Pero su generosidad fue más allá de la mera aportación económica. Muñoz no sólo se encargó de comprar el camión que hasta Mauritania transportaría todo el instrumental médico de Bernardo, de utilizar su almacén agrícola, Adesur, para cargar los enseres –en esta tarea también participaron cuatro de sus empleados, los hermanos Boti y Pedro, el mecánico–, sino que incluso sufragó los gastos de transporte hasta el puerto de Cádiz.

La presidenta de la Asociación no podía dejar pasar la ocasión y, aprovechando la capacidad del camión, reunió todo tipo de material con rumbo a Tindouf. “El pueblo se volcó, fueron muchos los que ofrecieron su ayuda. Por ejemplo el presidente de la Escuela de Fútbol, Felipe Cano, entregó balones de reglamento, camisetas y material informático; Toni, el gerente de Ballerina, nos dio 100 balones y 100 muñecas; la tienda Nido, carricoches y ropa de bebé; el Ayuntamiento donó mobiliario para guarderías; los voluntarios de Protección Civil hicieron una espectacular y ejemplar labor. A todos los implicados agradezco su colaboración y apoyo”, subraya Lajarín.

Próximo objetivo
La presidenta de la asociación prepara ya su próximo viaje a tierras saharauis, con motivo de la apertura de una guardería promovida por su organización. Esto tendrá lugar el 1 de diciembre y hasta esa fecha, Lajarín se pondrá nuevamente manos a la obra para llevar hasta Mauritania toda la ayuda poible. Mientras tanto, Lajarín cuenta para La Actualidad el buen sabor de boca que ha dejado esta última acción. Un gran gesto solidario que, sin duda, ya habrá sido celebrado por sus destinatarios, hombres, mujeres y niños, refugiados entre tierra de nadie, que día a día, reciben la ayuda de generosos corazones como los de José Antonio Bernardo o José Luis Muñoz.

Compromiso ciudadano
Tesón no le falta, osadía tampoco, a Paqui Lajarín, presidenta de la Asociación, cuyo rostro se llena de satisfacción al rememorar cómo la población aguileña se vuelca ante iniciativas de este calibre. “El pueblo sabe que somos una Asociación transparente, comprometida, que damos lo que tenemos y que garantizamos que todo lo recaudado llega a buen puerto”.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies