Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Crece el número de inmigrantes en paro

La crisis continúa azotando con fuerza al mercado laboral hasta convertir las cifras de paro del pasado mes de octubre en las más altas desde abril de 1996. Un dato que afecta a todos pero que se hace especialmente duro en el caso de la población inmigrante; personas, que en la mayoría de los casos, no cuentan con familiares a los que pedir ayuda y que, además, tienen la responsabilidad añadida del envío periódico de dinero a su país de origen.

Sólo en Lorca, un 45% de la población extranjera ha pasado a formar parte de esta dramática cifra. En este sentido, el presidente de la asociación de inmigrantes Intiraymi, Luis Ochoa, aseguraba recientemente, a través del diario LaVerdad, que la situación desesperada por la que atraviesan miles de inmigrantes residentes en Lorca está llevando a muchos de ellos a plantearse el retorno voluntario a su país.

Trabajadores agrícolasEn este sentido, cabe destacar que, de forma general, es el sector de la construcción el que más ha sufrido la destrucción de empleo y que era, precisamente, en él en el que durante los últimos años los inmigrantes desarrollaban su trabajo, razón por la que la tasa de desempleo entre los extranjeros residentes en Lorca es especialmente significativa.

Por nacionalidades, continuando en el municipio de Lorca, son los bolivianos a los que con más dureza está tratando la actual situación económica. Además, desde Intiraymi, apuntan que se trata de personas con una vida normalizada dentro del municipio, que habían fundado familias y, la gran mayoría, incluso habían adquirido unas viviendas a cuyas hipotecas actualmente son incapaces de hacer frente.
Por otro lado, en lo que respecta al municipio de Águilas, desde la Oficina de Atención al Inmigrante aseguran que, pese a no manejar estadísticas oficiales, las estimaciones apuntan que la situación laboral de estos ciudadanos no se ha visto especialmente afectada por el nuevo contexto económico.

“Realmente lo que ha ocurrido en otros municipios, en Águilas aún no ha pasado”, asegura Chej Mohamed Habib, técnico de Inserción Social. Un hecho que, destaca, podría estar motivado por el gran peso que aún tiene en la economía aguileña el sector agrícola. “En Águilas casi todos los inmigrantes, principalmente marroquíes, ecuatorianos y bolivianos se dedican a este sector y, aunque hayan podido reducir su jornada laboral, conservan su trabajo, mientras que en la construcción, la más afectada por el paro, había muy pocos inmigrantes empleados y, por tanto, muy pocos afectados por el desempleo, mientras que en servicios el empleo”, afirma el técnico de Inserción Social.

No obstante, según ha podido confirmar La Actualidad, los que sí se han visto afectados por la actual situación son todos aquellos trabajadores, en su mayoría ecuatorianos y bolivianos, que desarrollaban su labor en pequeñas y medianas explotaciones agrícolas y lo hacían sin contrato. En estos casos los inmigrantes sin que han perdido su empleo y, aunque el Ministerio no pueda contabilizarlos como nuevos parados, su situación actualmente se encuentran desempleados.

Diferente acogida de las medidas de retorno voluntario
El pasado mes de abril, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, anunciaba la intención del Ministerio de poner en marcha una serie de medidas para facilitar la vuelta a su país a los inmigrantes que se queden en paro. Entre las propuestas para que los inmigrantes puedan retornar voluntariamente, Corbacho adelantaba que todos los que quieran abandonar España podrían hacerlo cobrando el subsidio por desempleo y asegurándose de esta manera unas mejores condiciones de vida al volver a su tierra.
No obstante, la propuesta no ha sido escogida de igual manera en los distintos municipios de la comarca.

Así, en el caso de Águilas, según aseguraba a este rotativo el técnico de Inserción Social de la Oficina de Atención al Inmigrante, Chej Mohamed Habib, “apenas han sido cinco familias las que han solicitado información para este retorno voluntario ya que, aunque existe la ley, la norma aún no se ha desarrollado”.

Por contra, en Lorca desde la asociación Intiraymi aseguran que durante este año han sido varios centenares de inmigrantes los que se están planteando abandonar España ante la triste situación laboral. Un apunte que corroboran desde la Oficina de Atención a la Diversidad donde, si bien aseguran que dar datos concretos “es complicado”, al estar este servicio derivado a los distintos centros de barrios y pedanías, “lo cierto es que, aproximadamente desde comienzos del verano, hemos notado un aumento diario en las solicitudes de este tipo de información”.

En relación con este asunto, las distintas asociaciones de inmigrantes y organizaciones consultadas insisten en el hecho de que volver, incluso cuando se ha perdido el trabajo, no es una decisión sencilla. Actualmente, la mayoría de los extranjeros que residen en la comarca han creado aquí sus familias, han comprado viviendas y tienen hijos escolarizados lo que supone un gran inconveniente a la hora de poner fin a esta situación y reiniciar una nueva vida en los países que los vieron nacer.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies