isladelfrailehostel
isladelfrailehostel

El calor persistente pone en peligro la cosecha de lechuga

Se barajan precios de salida tan bajos que oscilan entre los 2,5 y 3 euros la caja

Recolector de lechuga

En la imagen, recolectores de lechuga en los campos aguileños

El mercado de la lechuga local se vuelve a resentir, esta vez principalmente a causa de las altas temperaturas que aún reinan en la zona. La situación es calificada de “fatal” por las grandes empresas productoras de este vegetal en Águilas, ya que hablan de unos precios de salida tan bajos que oscilan entre 2,50 y 3 euros la caja.

La lluvia de los últimos días, seguida de las citadas altas temperaturas, también se cuenta como factor negativo, pues el agua embalsada ha favorecido la putrefacción de los cultivos de lechuga, así como la aparición de plagas, etc. El frío, según indican desde AgrupaÁguilas, es decisivo para la “buena formación” de la lechuga: “hace que se retrase y que se forme, mientras el calor es determinante para que esta formación sea de “mala calidad”.

En consecuencia, el resultado es pues, una “lechuga mala” con poco mercado de salida, es decir, con unos precios muy por debajo de sus expectativas iniciales.
Por otra parte, José López, presidente de Agrisel, otra de las grandes firmas productoras locales de lechuga, ha añadido a este contexto la situación de que “los cultivos no cubren gastos”, apuntando como causas, además de coincidir en las altas temperaturas, el “alto precio” que los agricultores se ven obligados a pagar por el agua.

Unas aguas que, en palabras de López, no solamente son “excesivamente caras, sino que además son saladas, careciendo así de la calidad suficiente”, y suponiendo un gasto sobreañadido en abonos y demás nutrientes que “un agua de calidad contiene por sí sola”, subrayó.

Para el presidente de Agrisel la falta de agua podría ser el desencadenante de una grave crisis en el sector, que ahora califica de “preocupante” si no se adoptan medidas como “subvenciones” para los agricultores, o posibles “trasvases de otras cuencas”. La desalación no supone, en opinión de José López, “en absoluto, una solución, sino que debería significar en todo caso, una “reserva”, una “garantía” ante determinados casos.

Plagas y bajos costes

Tal y como apuntaban desde la empresa AgrupaÁguilas, las altas temperaturas que han seguido a los días de lluvia han favorecido la putrefacción de las plantas, así como la aparición de plagas, factores todo ellos que están llevando a que la cosecha prevista sea de “mala calidad”, con el consiguiente abaratamiento de precios de salida. Por tanto, una situación tildada de “nefasta” por los expertos.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies