Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

“A Cati Lorenzo y a Mª Carmen Moreno les regalaría un ramillete de azahar”

Satisfecho con el reciente nombramiento de su nuevo cargo como miembro de la Ejecutiva de la Federación de Empresarios de Comercio de la Región de Murcia (FECOM), Ginés Ortiz afronta con ilusión esta nueva etapa que se abre en su vida, con especial entusiasmo pero sin perder de vista la responsabilidad que tendrá de representar a los comerciantes a nivel nacional y llevar muy lejos el nombre de Águilas.

¿Qué tareas desempeñará en su nuevo cargo?
Mi cargo será el de consultivo y ejecutivo. En este sentido, lo primero que hemos llevado a cabo es la propuesta para la temporada de rebajas del próximo año. Así, la FECOM ha propuesto para 2009 adelantar la campaña de rebajas del mes de enero, para que en lugar del día seis, como se realiza tradicionalmente, la temporada arranque el día dos. Es, pues, una forma de ayudar al ciudadano e incentivar las compras de cara al día de Reyes. Se trata de una apuesta del pequeño comercio de la Región de Murcia, a propuesta del Comité Ejecutivo, que ha sido trasladada a todas las asociaciones de comerciantes regionales y que FECOM llevará a la Dirección General de Comercio para su aprobación.

Ginés Ortiz¿Qué aportará Águilas a FECOM?
Aportará su experiencia, que es muy valorada en Murcia, y que está basada en trabajar unidos, haciendo un trabajo serio. Algo que ha aportado Águilas es que FECOM se escuche en Murcia. ACIA gracias a los medios de comunicación aguileños ha estado siempre presente en la sociedad aguileña. Yo manifesté mi queja de que FECOM no había tenido presencia en la sociedad murciana como se merece, con la representación que debía tener. Y esa es una de las apuestas: saber estar en el sitio, luchar por abrirse un hueco dentro del organigrama de organizaciones empresariales, tener mayor representación en CROEM, en las Cámaras de Comercio y, sobre todo, en Águilas estamos apostando por ser innovadores: ofrecer algo diferente a lo que siempre hemos tenido.

¿Llegarán más subvenciones a nuestra localidad?
Estamos luchando en ello; de hecho, la Asociación de Comerciantes que hasta esta semana capitaneaba Lorenzo Adán sabe que hay una apuesta muy importante a nivel económico por parte de la Dirección General de Comercio, de las Consejerías y del Ministerio de Industria para el comercio de Águilas. Todas las bases de propuestas que están aprobadas van a ser un revulsivo muy importante para el comercio y la industria de Águilas, sobre todo en unos momentos como estos. La tarjeta de fidelización de clientes, las 40.000 tarjetas inteligentes, es la primera propuesta para Águilas y ya se han sumado el Ayuntamiento de Lorca y Mazarrón, que entrarán dentro del mismo paquete. Es un proyecto que cuenta con el beneplácito de todos los sectores y que tendrá coste cero para los comerciantes. Ha sido una propuesta que ha gustado mucho a la Consejería y en la que Águilas tendrá un adelanto de seis meses con respecto a los demás municipios. Por otro lado, está el proyecto de centro comercial virtual para el municipio aguileño. Ya ha sido presentado al Ministerio de Industria y está prácticamente ultimado a falta de su aprobación. Lo que ocurre es que estamos en una situación complicada y llevar estos proyectos a buen término requiere su tiempo.

¿Qué le ha parecido la elección de Juan Zaragoza como nuevo presidente de ACIA?
Para mí ha supuesto la recompensa por el trabajo bien hecho; por el trabajo serio, responsable, sereno e, incluso, educado, en contra de las campañas que se han hecho, no sólo en desprestigio de las personas que han formado parte de la Asociación de Comerciantes, sino en desprestigio de la organización. Ha sido un daño atroz. Con todos mis respetos, yo soy carnavalero y ACIA no es una peña de Carnaval, sino que es algo mucho más serio que quiere representar y representa a todos los comerciantes e industriales de Águilas y que está encaminada a ser algo más. ACIA en el proyecto que Juan Zaragoza presentó, y que ya cuenta con el beneplácito del presidente de la CROEM, se va a convertir en una Confederación de Organizaciones Empresariales de Águilas, en la que queremos que estén presentes la hostelería, la agricultura, el comercio y la industria, puesto que hay comercio si hay dinero, y para que haya dinero tiene que haber trabajo. Por ello, para que todo marche bien tiene que funcionar el pueblo en su conjunto. Es por esto que queremos luchar juntos y sumar los esfuerzos de todos y cada uno de los diversos sectores y ser una mano fuerte que toque a las puertas de las organizaciones, tanto empresariales como políticas.

¿Esa fuerza, tal vez, sea la que ha faltado para que los políticos apuesten más por ustedes?
Cuando una mano fuerte toca en la Dirección General de Comercio, en las Consejerías y Ministerios actúa como un bloque. Nosotros apostamos por conseguir negociar con la Cámara de Comercio una representatividad importante para Águilas y Juan Zaragoza quiere conseguir una nave industrial para crear una Escuela de Oficio y enseñar a los jóvenes desempleados a desempeñar unas funciones concretas. Para ello, se necesitan instalaciones que la asociación no puede generar por sí misma, pero, es evidente que si hacemos fuerza entre todos podremos tener unas instalaciones capaces de dar trabajo y enseñar a nuestros jóvenes.

¿Qué opina de la plataforma “Águilas Viva”?
La sociedad se mueve por movimientos de ciudadanos y éstos a raíz de una serie de condicionantes como la apertura del centro comercial o el inicio la crisis, organizaron un movimiento, legítimo, en el que ACIA nunca ha interferido. Pero me parece gravísimo que intenten hacerse con una asociación seria desde una plataforma, creando una organización paralela para hacer un salto al poder. Pero, a la vista de los resultados obtenidos en las elecciones del pasado lunes, el asunto ha quedado zanjado y muy claro, no hay lugar a más plataformas, sino que se integren en la sociedad de comerciantes y se les escuche y se trabaje en lo que la Junta Directiva quiera hacer, pues es absurdo crear más divisiones dentro del comercio.

¿Se define de algún color político?
Siempre me defino rojo, aunque otros me achaquen de azul. Pero soy rojo, del partido socialista. Mucha gente confunde los ideales políticos de la persona con su trabajo, yo soy Ginés Ortíz Díaz por un lado, como persona y padre de familia, y por otro lado, vivo en la sociedad aguileña, convivo con gente de todos los partidos y quiero ser amigo de mucha gente.

¿Piensa que la clase política está prostituida?
Uyyy… Un amigo mío diría que es cortesana… (risas). Yo creo que en todos los ámbitos hay gente que quiere aprovechar el acercamiento a cualquier tipo de poder para conseguir algo de acuerdo a sus intereses. Pero no es justo decir que todo está prostituido.

Si las licencias urbanísticas se hubieran agilizado en los últimos años, ¿piensa que los proyectos estarían hoy en marcha, dando puestos de trabajo?
Todas las empresas con las que hemos trabajado desde ACIA se quejan de que nunca han encontrado tantas trabas como han tenido en Águilas. Las quejas por parte de los promotores es que se han encontrado con un camino plagado de obstáculos para llegar al camino final y que nadie les ha facilitado el terreno, tanto en urbanizaciones como en industria. Pero también es verdad que si hubieran más proyectos urbanísticos abiertos habría mayor problemática porque lógicamente, no estamos en un buen momento. Habría más viviendas sin vender y más problemas económicos.

¿A qué boda y a qué entierro le gustaría poner flores?
(Risas…) Por supuesto, a la boda de mi hija. Y en cuanto al entierro… ya me gustaría a algunos enemigos… No, en serio, no le deseo nada malo a nadie, sino todo lo contrario La gente ve en mí cierto antagonismo pero yo creo en la amistad fuertemente, me equivoco todos los días, al igual que otros, no tengo odio contra nadie y aprecio mucho al ser humano. Eso me lo ha enseñado la edad, pues ciertamente los odios viscerales no conducen a nada.

¿Qué flor regalaría al alcalde, Juan Ramírez?
Le regalaría un ave del paraíso, primero porque es una de mis flores favoritas y, en segundo lugar, porque me gustaría que Águilas fuera un paraíso y que en sus años de trabajo en esta localidad sea capaz de convertirla y dejarla como un auténtico paraíso.

¿Y qué flor regalaría a Ramón Román y a Clemente García?
Al portavoz socialista una rosa roja, consciente de que es una flor preciosa pero que tiene muchísimas espinas y, que las espinas, hay que saber llevarlas. A Clemente García, le regalaría una espiga de trigo, que es el fruto de una flor que va a dar una semilla, por aquello del trabajo que ha hecho en esta ciudad y para que sea capaz de llevar a Águilas, junto a ACIA, a un buen fruto, a un buen pan.

¿Y a las diputadas regionales Cati Lorenzo y Mª Carmen Moreno?
A ambas les regalaría un ramillete de azahar, del naranjo y el limonero murciano, para que sean conscientes de que además de sus partidos representan a una comunidad autónoma que necesita del trabajo de ambas para posicionar a Murcia donde se merece, siendo capaces de entender que Murcia está por encima de los intereses de sus respectivos partidos.

Como vicepresidente de la Federación de Peñas del Carnaval, ¿piensa que se está haciendo una buena gestión de la misma?
Sigo apostando por la necesidad de dar un paso importante para que la dirección no esté sólo en mano de los peñistas, sino que tenga una mayor representación e implicación de todos y cada uno de los aguileños.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies