isladelfrailehostel

El Ayuntamiento aplicará la Ley de Sustitución para beneficiar a los vecinos que están reconstruyendo las 88 viviendas del edificio Vina Nueva

20130622_121706
El Alcalde destaca que “esta Ley se ha revelado como una herramienta muy útil, podíamos decir que incluso clave, para la reconstrucción de un buen número de edificios”
El Alcalde de Lorca, Francisco Jódar, ha informado que el Consistorio Municipal ha iniciado el proceso de sustitución para beneficiar a los vecinos del edificio Viña Nueva que están desarrollando los trabajos para la reconstrucción de este bloque de pisos. Se trata de un edificio que tuvo que ser derribado debido a los graves daños estructurales provocados por los terremotos del año 2011, cuyos trabajos de reconstrucción están avanzados y que va a recuperar las 88 viviendas con las que contaba con anterioridad.

El Alcalde ha explicado que, gracias a la Ley de Sustitución promovida por parte del Ayuntamiento de nuestra ciudad, y aprobada por la Asamblea Regional, se permitirá a la comunidad de vecinos de este inmueble proceder a la expropiación de 13 viviendas cuyos propietarios, hasta el momento, no desean contribuir a la reedificación de dicho inmueble. Esta actuación, iniciada formalmente en la mañana de hoy a través de una moción aprobada por unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento, se realiza a petición de los propios vecinos, que siguen adelante con la reedificación del inmueble. De forma paralela al desarrollo de esta tramitación, se mantienen abiertas las vías de diálogo entre los propietarios, con el objetivo de extremar todo lo posible para solucionar esta situación mediante la consecución de acuerdos.

Cabe señalar que estamos hablando de la aplicación de la Ley 7/2012, de 20 de julio, que regula los procedimientos de sustitución y expropiación forzosa para la urgente reconstrucción de Lorca. Esta novedosa normativa ha tenido un efecto disuasorio, disolviendo las minorías de bloqueo y permitiendo la reconstrucción de 69 edificios derribados tras los terremotos que inicialmente estaban bloqueados por estos motivos.

Hemos de subrayar que a medida que los ciudadanos han ido conociendo que la aplicación de la Ley era un proceso dinámico y que su ejecución era una realidad, las minorías de bloqueo se han ido disolviendo. En la mayoría de los casos, estas personas han transmitido su cuota de participación en el suelo, bien a terceros, o bien a la propia comunidad de propietarios.

Esta Ley se ha revelado como una herramienta muy útil, podíamos decir que incluso clave, para la reconstrucción de un buen número de edificios.

Una vez oficializada la solicitud remitida a pleno, se establece un periodo de alegaciones a la parte que podría ser expropiada, cuya duración ronda los 15 días hábiles. Una vez concluido este, se procede a elevar al pleno del Ayuntamiento la propuesta. Tras ello se abre un nuevo plazo de alegaciones que cuenta con la misma duración que el anterior, y, a su término, se lleva a término la expropiación. Hemos de aclarar, en todo caso, que no es el Ayuntamiento el que paga la expropiación, sino la Comunidad de Propietarios. Desde el Ayuntamiento lo que se hace es poner a disposición de los vecinos su capacidad para expropiar.

Este mecanismo fomenta la reconstrucción de las viviendas y protege a quienes quieren reedificar frente a situaciones de bloqueo. Quienes planteen estas últimas deben ser conscientes de que no van a frenar la reconstrucción de las viviendas y no van a impedir que el resto de sus vecinos vuelvan a levantar sus hogares por enrocarse. Estamos hablando, en todo caso, de casos muy puntuales, ya que el denominador común de este proceso es la mayoritaria concienciación de los ciudadanos y el apoyo mutuo.

El edificio “Viña Nueva” cuenta con una superficie de 3.163 m2. El nuevo edificio estará formado por 88 viviendas + bajos comerciales + plantas de garaje. Se trata de la zona sur, manzana D-1, entre las calles Herrerías y Jardineros y la Avenida de la Vendimia, en la única unidad de actuación del Plan Parcial de La Viña (URPI-13). Los terrenos se encuentran en suelo urbano.

Este inmueble ha introducido una batería de mejoras gracias al Plan Especial de Reforma Interior aprobado al efecto por el Ayuntamiento, que permite ordenar el espacio edificable en esta manzana y un cambio de tipología edificatoria a edificación aislada. Esto supondrá la creación de zonas peatonales, dotará de iluminación natural a la planta baja y genera nuevas áreas de planta baja que favorecerán la dinamización económica y la movilidad. No se incrementará la edificabilidad residencial, sino la edificabilidad en planta baja para usos comunes, uso comercial y social. Pasa a contar con una estructura similar a dos “H” vistas en altura, que estarán unidas por una zona común intermedia.

Esta manzana podrá contar con edificios de 7 alturas + planta baja + Ático, lo más exentos posibles, sin patios de luces y con una calidad arquitectónica y estructural fuera de toda duda, suprimiendo las viviendas en planta baja anteriores. Ahora las plantas bajas serán diáfanas porticadas o con locales comerciales y con sótano común para toda la parte de manzana ocupada por el solar.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies