Aislamientos Lorca

BOLONIA, EL SEGUNDO CASCO HISTÓRICO MÁS GRANDE DEL MUNDO

Uno de los mejores destinos para esta navidad, con vuelos muy económicos desde Alicante e ideal para acercarse a Florencia, que quieda a menos de una hora

bolonia es una ciudad llena de monumentos y sus propios habitantes la describen como una ciudad monumento en sí misma.
Sus habitantes presumen de tener el segundo casco histórico urbano más grande del mundo así que te puedes imaginar que es un gustazo andar y perderte por sus calles, llenas de pórticos por donde pasear y recorrer la ciudad. Como primer casco histórico más grande del mundo está la vecina Venecia, ciudad a la que llegas en tren desde Bolonia en unos 40 minutos. Si viajas en avión a Bolonia, desde el aeropuerto al centro llegas en autobús en una media hora, es muy sencillo.
Es una ciudad de las que su casco histórico está habitado por gente local y con mucha vida. Edificios emblemáticos y palacios, tiendas, terrazas y mucha vida en la calle, costumbres como tomar el aperitivo o sentarte en una terraza al atardecer es algo muy típico de esta ciudad, y tanto su Piazza Maggiore como muchas de sus calles tienen ambientazo a todas horas del día.
A Bolonia también la llaman “La Rossa” ( La Roja) por sus tejados de color terracota, por sus persianas pintadas del mismo color.
Desplazarte por Bolonia es sencillo, caminando llegas sin problema a todos los lugares céntricos, sino tienes bus y bicicleta. Si te gusta andar en bici aquí tienen un sistema de carriles bici muy amplio y seguro.

 

 

 

 

 

 

Neptuno y su estátua
Como curiosidades, en la Piazza Maggiore justo al lado tienes la Piazza Neptuno con la estatua imponente de Neptuno, dios del mar y uno de los símbolos de la ciudad, cariñosamente le llama “Il Gigante”.

Basílica de San Petronio
La Basílica de San Petronio está sin terminar porque el Papa no quería ningún templo más grande que el de San Pedro, la encontrarás en el medio de la ciudad y la visita merece la pena. Dentro de la basílica no te pierdas la Meridiana de Giandomenico Casiini Giandomenico, construida en 1655 sus 66,8 m de largo hacen de ella la línea meridiana más larga del mundo, verás en el suelo una línea y en un lateral de la basílica una especie de agujero en el techo.

Universidad
En Bolonia se fundó la primera universidad de occidente en 1088 y por ella pasaron desde Copérnico a Armani pasando por Marconi o Enzo Ferrari.
No te pierdas la visita a la sede de la antigua universidad, allí encontrarás la biblioteca comunal y el Archiginnasio. Es impresionante el Teatro Anatómico, una sala en forma de anfiteatro donde los estudiantes de medicina aprendían anatomía, en una mesa central de mármol diseccionaban los cuerpos para su estudio.

La Piazza Maggiore
Literalmente Plaza Mayor, tiene ese rol de centro de la vida ciudadana que las plazas europeas han tenido desde el foro de los romanos y que aquí en Bolonia tiene desde el siglo XIII cuando nació. Hay que dedicarle tiempo.

La piazza Santo Stefano
La iglesia de Santo Stefano es una de las más curiosas que hemos visto, ya que incluye siete iglesias… De ella, y del diablo que podéis encontrar en la plaza en la que se alza la iglesia, la piazza Santo Stefano, hablamos en el artículo de las curiosidades de Bolonia. Esta plaza es uno de los rincones imprescindibles de Bologna. Hay que sentarse bajo sus soportales y esperar a que caiga la noche y se enciendan sus luces: es un sitio genial para hacer fotografías de la hora azul.

Gastronomía en Bolonia

Sin duda Bolonia es conocida por su gastronomía, y está situada asimismo muy cerca de Módena y Parma, reconocidas también por lo mismo. Paseando por las calles de la ciudad encontrarás muchas tiendas de toda la vida con ese toque entre ultramarinos, tienda y bar, donde cocinan estupendas recetas de la gastronomía típica del norte de Italia .
Encontrarás quesos como el parmigiano-reggiano y padano, embutidos boloñeses, como la popular mortadela, que según presumen es la mejor del mundo y sin duda su salsa boloñesa. A todo esto hay que sumarle o acompañarle alguna copa de vino.
Aquí los helados son cosa de otro mundo, presumen de tener las mejores heladerías de Italia y no sé yo si será verdad pero cierto es que los helados están buenísimos, todavía salivo al recordar el helado de pistacho de la Cremeria Cavour.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies