La subida de la luz amenaza a los regantes

La cosa pinta bastante mal para la agricultura. El último “golpe” –así lo definen los afectados– es el encarecimiento de agua de riego como consecuencia de la subida de las tarifas eléctricas que el Gobierno de Zapatero comenzó a aplicar a partir del 1 de julio.

“Estamos ante un importante encarecimiento del precio del agua agrícola, debido al subidón desmesurado de las tarifas eléctricas para extraer, elevar y gobernar el agua procedente de la desaladora”, subraya Luis García, presidente del Sindicatos de Riegos de la Comunidad de Regantes de Marina de Cope. Una situación que preocupa mucho a los agricultores, pues aproximadamente el 60% de los costes que repercuten en el precio final del agua proviene de la electricidad.

espinacasPara hacer un uso energético equitativo, optimizar el ahorro de energía y contener el gasto, los regantes venían trabajando en horas nocturnas de llano, valle y supervalle. Sin embargo, la actual política agraria del Gobierno central suprimió desde julio este tipo de tarifa, por lo que con el nuevo horario se reduce el número de horas valle y supervalle y sube el precio de éstas, aproximadamente, de tres a sieste céntimos de euro. Por otro lado, las horas de llano pasan de seis céntimos a once céntimos.

Aunque aún están a la espera de recibir la factura correspondiente a este mes y contrastar los datos, los técnicos de dicha comunidad estiman una subida del coste del KW de entre un 70 u 80% “gravando irremediablemente el precio del metro cúbico de agua de riego que, aproximadamente, repercutirá entre 12 a 14 céntimos de euro”. A esto se suman los escasos márgenes comerciales de los productos agrícolas y el incremento del precio de los abonos.

Un “sobrecoste” que los afectados califican de insoportable. Muchos además comienzan a cuestionar por qué se apostó por las desaladoras, se les embarcó en esta aventura que ahora les acarrea esta adversa consecuencia inesperada.

“La gestión de Zapatero en esta materia es nefasta. No entendemos su tendencia de favorecer a las grandes compañías eléctricas, a colmarlas de ingresos, y a perjudicar a los agricultores y consumidores”, sostiene García.

Asamblea Extraordinaria
Los regantes serán convocados el próximo mes de octubre en una Asablea Extraordinaria donde se les explicará la situación actual y cómo piensan abordarla. Mientras tanto, las quejas y la necesidad de tomar medidas han sido transmitidas al Ministerio por la Federación de Comunidades de Regantes en multitud de reuniones y a través del envio constante de cartas. Pero no ha habido respuesta y la “pasividad” del gobierno desespera a los agricultores que impasibles ven cómo la situación se les escapa de las manos y no encuentran salida.

“El coste del agua deja sin futuro al programa AGUA del PSOE”
El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular, José Antonio Ruiz Vivo, afirmaba recientemente que si sigue subiendo el precio del agua desalada va a dejar sin futuro al Programa AGUA del partido socialista. “El PSOE no paró de repetir que con el Programa AGUA habría más agua y más barata, pero los hechos demuestran que hay menos agua y es más cara, perjudicando a los agricultores”. Así, apuntaba que “nadie puede condenarnos a la desalación, porque se condenaría a la más absoluta de las ruinas a miles de familias murcianas”.

El portavoz popular señalaba que el nuevo incremento de costo del agua desalada “demuestra que la única alternativa viable para la agricultura murciana son los trasvases” y pide a los socialistas “la recuperación urgente del PHN”.

Junto a esto, Ruiz Vivo señalaba que “el cierre del Tajo no es posible y se está demostrando que la desalación no es la única solución para el campo”. A juicio de Ruiz Vivo, ya que se ha demostrado que el la desalación no puede ser la única solución para el déficit hídrico, el Gobierno socialista debería plantearse que tiene que mantener el trasvase del Tajo y pronunciarse sobre el Tajo Medio como ha solicitado el presidente Valcárcel, así como recuperar el trasvase del Ebro.

Asimismo, el portavoz adjunto del GPP hacía hincapié en el caso de la desaladora de Mazarrón, que podría ser cerrada en septiembre como consecuencia de estos elevados precios. “Esto nos preocupa especialmente y nos hubiera gustado no tener razón cuando advertíamos que la desalación no podía ser la solución”.

“Lo peor es que este incremento no tiene visos de parar por el incremento de los precios del gas, la electricidad y las materias primas necesarias para las desaladoras, como el acero que ha aumentado en un 40%, el cobre en un 102% y el titanio en un 191%”, sostenía.

El político presentaba una iniciativa parlamentaria que elevará al pleno de la Asamblea Regional para instar al Consejo de Gobierno de la Región a que “apoye las reivindicaciones de los regantes en contra del incremento de los precios del agua desalada y solicite al Gobierno de la Nación que dé un giro a la política hidráulica nacional que debe basarse en los trasvases entre cuencas como solución definitiva, económicamente rentable y ambientalmente sostenible”.

Asimismo, en la moción del PP se requiere al Gobierno central que recupere una política de precios energéticos competitivos para el sector agroalimentario regional, tras la desaparición de la tarifa especial de la agricultura, como un sector estratégico para la economía regional”.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies