El bajo precio de la sandía vuelve a poner contra las cuerdas al sector agrícola


La campaña agrícola en el campo de Águilas, que comenzaba con mal pie el pasado otoño y se recuperaba esta primavera, se vuelve a poner cuesta arriba. Sobre todo, la problemática es mayor para algunos pequeños agricultores autónomos que han apostado por plantar sandía para mejorar los números de este ejercicio.

El motivo no es otro que la escasa demanda de la sandía, con unos precios en origen que no cubren los costes de producción, sitos en entre los 10 y 15 céntimos por kilogramo como media esta última semana. Y es que, “aunque empezó a buen precio la de malla, ahora no hay compradores y si no mejora tendremos que dejarlas en los bancales”, apunta Pedro Fernández, que es el segundo año que ha apostado por esta fruta de verano.
Fernández añade que “en muchos casos la vendemos sin ganar nada porque los gastos de recolección
corren a cargo del comprador.
Por contra, y en esta misma línea, las grandes empresas productoras se están viendo menos afectadas por los bajos precios, ya que una parte de su producción estaba ya contratada antes de iniciar la campaña con empresas importadoras, centradas en el mercado de la Unión Europea, principalmente Alemania y Francia.

Perspectivas

Las expectativas de mercado es que la demanda se empiece a equiparar con la oferta durante la próxima semana quincena este mes de julio. Con la subida de las temperaturas, sobre todo en los mercados europeos, los precios subirán y se beneficiarán los productores que hayan plantado sandías tardías y los que puedan aguantarlas unos días sin cortarlas.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies