La Unión Europea y Marruecos, de la mano contra el tomate

La Unión Europea y Marruecos han ratificado este lunes tres acuerdos que representan que agravan la difícil situación del sector agrícola y, en concreto, la del tomate, que estos dos últimos meses comenzaba a salir de la crisis.
El acuerdo de liberalización comercial afecta directamente a los exportadores de tomate de la Región, al permitir que aumente progresivamente la entrada de tomate marroquí al territorio comunitario desde las 233.000 toneladas actuales hasta las 285.000 en 2015.

En esta línea, el presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, lamenta que el Gobierno de España haya votado a favor del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Marruecos en el Consejo de Ministros europeo y afirmó que “no ha estado a la altura de las circunstancias en defensa de los intereses del sector hortofrutícola español”.
El presidente murciano dijo que “se han confirmado los temores que ya denunciábamos cuando se inició este tortuoso proceso”, y mostró su “decepción” porque el Gobierno socialista “no haya defendido los derechos legítimos de los españoles y los intereses de un sector pujante” como el del tomate.
Respecto a las “medidas exhaustivas” para el control de los cupos y precios de entrada que pretende establecer el Gobierno central, Valcárcel afirmó que “no parece que ofrezcan gran credibilidad”, porque, según indicó, “hasta el momento el tratado actual no se ha cumplido”.
Un camino difícil
“Este apoyo complica mucho más las cosas y hace el camino más difícil”, dijo el presidente Valcárcel, quien remarcó que desde el Gobierno regional “seguiremos trabajando en la línea que hemos mantenido” para que lo que “hoy ha sido ratificado por el Consejo de Ministros de la Unión Europea, mañana puediera ser rechazado por el Parlamento Europeo”.
Valcárcel advirtió que el proceso para su entrada en vigor “será largo y muy difícil”, y explicó que de cumplirse todos los calendarios y tras pasar por las comisiones de Comercio, Agricultura y Pesca, será el Parlamento Europeo quien “tenga que definirse, y no caben medias tintas, ya que o se aprueba, o se rechaza de plano”, aseveró el jefe del Ejecutivo regional.
El presidente de la Comunidad, que en estos últimos meses ha mantenido reuniones con el presidente de la Comisión de Agricultura y altos cargos de los grupos parlamentarios comunitarios, afirmó que “seguirá en esta línea” para intentar frenar este tratado.
Las comunidades autónomas de Murcia, Andalucía, Valencia y Canarias son las más afectadas por la renovación de este acuerdo comercial en los términos pactados, que supondrá la pérdida de más de 100.000 puestos de trabajo en el sector productor y exportador del tomate español. Además, este tratado provocará un “efecto dominó” sobre otros sectores hortofrutícolas porque supondrá una mayor concentración de producto en el mercado y devaluará todavía más los precios en origen.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies