Aislamientos Lorca

El Pichirichi… trampolín o ballena?

Un lugar icónico de muchas infancias, hoy desgranado en la Crónica de Pulpí

El primer recuerdo de que nos viene de un verano en Terreros suele ser la playa, quizá los fuegos artificiales en las vísperas de San Juan, o quizá los saltos al agua para refrescarnos. Qué gran casualidad que todos estos elementos tienen algo en común, El Pichirichi.
Este espigón natural de roca sedimentaria es la división de dos de las playas más transitadas de San Juan de los Terreros, quedándose la «Mar Serena» a su derecha y la «Mar Rabiosa» a su izquierda. En

él, se pueden observar miles de fósiles de diferentes épocas, atractivo natural que se reparte por todo Terreros. Pero su historia es algo más compleja, pues no se sabe el origen de esta roca. Diferentes teorías intentan explicarlo, pero la más famosa es que el Pichirichi comenzó siendo una ballena que, encallada en la orilla de la playa, murió y fue la culpable de que sedimentos se acumulasen ahí ahí durante miles de años, formando lo que hoy podemos ver. Y es que este es uno de los mayores atractivos de este lugar, el misterio que le rodea, lo poco que se conoce de algo tan conocido.
Antaño, fue usado como puerto temporal, y se crearon las cuevas que cerca de él hoy prosiguen. Es por esto que cuenta con escaleras de acceso talladas en la propia roca, o una pasarela, tallada también, que se usaba para mover la sal obtenida de las salinas de Terreros a los barcos que atracaban en él. Pero por su cercanía a la costa, esta práctica se perdió, pues no era fácil para los barcos.
En 2012 se le modificó su acceso, que antes era escalando rocas, algunas se movían, otras se rompían o resbalaban. Por eso, se le implantó una pasarela artificial de madera, haciéndolo más accesible para todo tipo de personas. También se implantó un mini puerto, donde hacía paradas el barco «Don Pancho», para hacer rutas turísticas por la costa. Hoy día este minipuerto está en desuso.
Actualmente se utiliza por miles de turistas y locales como trampolín a diferentes alturas, siendo bastante seguro saltar al agua desde el en la mayoría de puntos. Desde él se lanzan los fuegos artificiales que adornan las fiestas celebradas en Terreros. Pero el Pichirichi es mucho más que eso, pues ha sido escenario de videoclips musicales, noches de pesca, bodas, millones de fotografías y charlas de amigos que encuentran en él paz y comodidad.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies