Aislamientos Lorca

Educación en el realismo (II)

Estamos afirmando que se han instalado en la huida del trabajo, del esfuerzo, del sacrificio y del profundo cultivo de la voluntad en busca del despertar de una libertad que les haga libres y no esclavos de su debilidad, cifrada en el desinterés, la desgana, la desidia y la falta de motivación conducente a no interesarse por querer saber y triunfar en la vida a base de la constancia y del deber bien cumplido día a día.

Por eso yo reclamo un vuelta al realismo y al naturalismo de la vida misma. Los chicos no son tontos, son más listos de lo que nos imaginamos y hay que reconocer que los ingenuos somos los adultos y los astutos son los menores de edad, esos que llamamos adolescentes. Pues resulta que nosotros, padres y educadores, adultos, bailamos al son que ellos nos marcan. Y nos marcan un ritmo trepidante, basado en el confort y en el egoísmo, en sacar provecho de nuestra debilidad, compasión y misericordias erróneas, pues el realismo en la educación implica preparar para la vida misma. Y la vida misma es trabajo, responsabilidad, cumplir con las obligaciones y descubrir que sólo así funciona una sociedad.

Gerardo Caíñas

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies