Los agricultores aguileños, abandonados por el PSOE

El pasado mes de noviembre, medio millar de agricultores aguileños el pasado sábado por las calles del centro de Madrid con el fin de denunciar la “ruina” del sector y la desaparición de explotaciones agrarias. junto a los demás manifestantes, exigieron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, medidas “urgentes” .

Lejos de tomar medidas, este presidente de sus “amigos” ha dado el “OK” a la firma de una cuerdo, entre la Unión Europea y Marruecos, que liberarizará aún más el comercio agrícola. Entre las concesiones al pais magrebí, el sector del tomate es el más perjudicado, con un aumento significativo de las cuotas de exportación.
No cabe duda, el Gobierno de Zapatero se ha dormido en los laureles y eso ha traído como consecuencia una negociación absolutamente opaca, que responde a unos intereses ajenos a los agricultores.
Desde el PP lo tienen claro: no es gratis para España, e instan al Gobierno a que vete este acuerdo agrícola, antre la crisis del sector. En esta línea, el portavoz de Inmigración del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha explicado que este acuerdo con el país africano “estaba totalmente bloqueado” y se ha desbloqueado por las “cesiones” que se han hecho por parte del Gobierno español, a raíz del conflicto con Aminatu Haidar. “Que cada uno asuma la responsabilidad por haber mentido a los españoles durante todo este tiempo y ahora volver a mentirles otra vez al pensar que la vuelta a Haidar ha sido gratis”, concluyó.
En la misma línea, el responsable de Agricultura del Gobierno regional subrayó que las cantidades que contempla el acuerdo “son lesivas” y, además, dijo, “no se cumplen”. En este sentido, lamentó “la poca transparencia” que ha habido hasta ahora con el protocolo actual, ya que según recordó, en el caso del tomate las importaciones procedentes de Marruecos hasta la fecha superan las 24.000 toneladas frente a las 10.800 que estaban establecidas.
Cerdá criticó la “debilidad e inactividad” del Gobierno de España en política exterior para defender los productos agrícolas murcianos y españoles en la Unión Europea. “Nosotros nos autoexigimos mucho y a los de fuera no se les exige nada”, apostilló Cerdá, quien señaló que los productos de terceros países “no sabemos en qué condiciones fitosanitarias se cultivan”. Exigió “más controles en fronteras” que permitan respetar los precios mínimos de entrada, los controles “exhaustivos” de seguridad alimentaria, los contingentes de cupo de las exportaciones y los calendarios de venta de los productos.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies