Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Cómo detectar la insuficiencia cardíaca

58454c1b-aab8-41cf-88fd-63398ac97da0
Hipertension arterial
¿Cuáles son los primeros síntomas que nos alertan de estar sufriendo una insuficiencia cardíaca?

Las señales más llamativas son la disnea (sensación de falta de aire, sobre todo con la práctica de ejercicio) y la retención hídrica que se aprecian con edema, es decir, la hinchazón de los tobillos; además de aumento del perímetro abdominal, las personas notan que cada vez les cuesta más abrocharse la falda, el pantalón o el cinturón o por aumentos bruscos de peso.

¿Cuáles son sus causas?

La más frecuente es la hipertensión arterial de larga evolución o controlada insuficientemente. También puede aparecer después de complicaciones cardíacas agudas como el infarto de miocardio o situaciones crónicas como mal funcionamiento o desgaste de las válvulas del corazón. Existen otras muchas causas menos frecuentes, como miocardiopatías o sustancias tóxicas como el alcohol en exceso. La diabetes también contribuye en gran medida.

¿Qué personas tienen mayor predisposición a padecerla? ¿Se puede prevenir de algún modo?

Indudablemente la insuficiencia cardíaca es una patología frecuente de las personas mayores, en las cuales se suman la gran frecuencia de hipertensión, la progresivamente mayor rigidez del ventrículo izquierdo (lo que se conoce como disfunción diastólica) que altera su llenado y contribuye a la retención de líquidos y la aparición de un trastorno del ritmo cada vez más frecuente como es la fibrilación auricular, que empeora el cuadro.

La prevención de la aparición de insuficiencia se basa en la de la hipertensión: medir frecuentemente la presión arterial, dieta con poca sal, controlar el peso, evitar el alcohol y tomar la medicación prescrita.

Otro aspecto es cómo evitar que la persona con insuficiencia cardíaca crónica estable presente reagudizaciones (“descompensaciones”). Las causas principales de estos episodios son: la toma de antiinflamatorios, el exceso de sal, el abandono de la medicación y las infecciones intercurrentes.

¿En qué consiste su tratamiento?

El estilo de vida indicado es esencial. Para tratar la retención hídrica se usan diuréticos, que se dosifican en función del grado. Para controlar el proceso de base y evitar su progresión en Cardiología hay dos grupos de fármacos fundamentales: los inhibidores del eje renina-angiotensina-aldosterona y los betabloqueantes. Existen otros fármacos complementarios para casos determinados.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies