Aislamientos Lorca

Reino de Taifas

Águilas: un pueblo que pierde su identidad con cara de modernismo de finales de la década de los ‘60. Canta su hidalguía con aires de gigantismo asfixiante y quejumbroso ante su viejo entorno.

Pasan los años y sus tiempos, sin constatar que el presente es mejor que el pasado para la propia vivencia ciudadana que no pierde sus costumbres, teñidas de otra idiosincrasia, foránea y extraña a los propios contenidos de su personalidad atávica. ¡Más que a Ícaro debieron los hidalgos de Águilas invocar al ave Fénix!.

Gritos de alegría no los tendría que mostrar su miseria entera, entre matojos de esparto y tomatales, con la sonrisa de amabilidad que presta la desesperanza del pan de yanta. Que presta también la rutina que hastía y el desamor constante.

Un renacer de las cenizas, venidero y próspero en su constante mudanza, como la esencia de una fiesta que por efímera hay que convertir en intensa. Un pájaro de fuego eterno, pero que arde y se quema, como las gentes, como los días, como el interminable rosario de cuentas sucias que hay que desgranar jornada tras jornada hasta tocar el fondo. Águilas y su corona de tiempo en el tiempo, con una representación tan grande como el cielo.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies