Deshumanización

Muchas veces, charlando entre amigos, hablamos de la deshumanización de nuestra sociedad, basándonos en todas aquellas cosas que ocurren a nuestro alrededor. Estuve leyendo, hace unos días, fragmentos de algunas de las conferencias de un congreso que tuvo lugar en Sevilla (Universidad Internacional de Andalucía), en 2002, titulado “La deshumanización del Mundo”.

Durante el mismo, reconocidos expertos de distintos países presentaron interesantes disertaciones sobre el tema. Entre dichos textos me llamó la atención las aseveraciones de Félix Duque, Catedrático de Filosofía, profesor de Historia de la Filosofía Moderna en la Universidad Autónoma de Madrid. Según él: “Ha sido inútil la pretensión del existencialismo de reconstruir el humanismo herido por una vía voluntarista, traspasando al propio hombre la tarea de “ser él mismo (en vez de Dios) el que se hace”.

Un hombre que, en palabras de Sartre, ha de “elegir por sí mismo cómo ha de ser él” careciendo en ese proceso de elección de modelos que le sirvan de referencia”. Más adelante dice: “Lo que en el fondo plantean los filósofos que reflexionan sobre el discurso apocalíptico (de Hegel a Kojeve, pasando por Nieztsche) es que el fin está cerca. Lo que les diferencia es la posición que adoptan ante la inminencia de ese fin”.

En su intervención, Fernando Sabater dijo, entre otras cosas, que: “la progresiva secularización experimentada en el mundo occidental ha derivado en la consolidación de las sociedades laicas, que se caracterizan porque no hay nada sagrado -todo puede ser profanado y explicado- pero en las que el escepticismo y la sensación de vacío espiritual se adueña de muchos ciudadanos”.

No soy partidario de extraer textos fuera de su contexto, porque pueden ser malinterpretados, pero en este caso lo dicho, dicho está. Según tengo entendido, en el cerebro, la carencia de neocórtex (los reptiles, por ejemplo) priva al individuo de afecto materno, por lo que los recién nacidos deben ocultarse para no ser devorados por su madre. Por lo visto, con el proceso de maduración, de desarrollo, aparecen los vínculos protectores. Ante la situación social actual ¿Estará el ser humano”retroevolucionando”? Es decir ¿Consiste la deshumanización en una “vuelta atrás” del cerebro? Esto lo digo pensando en las relaciones familiares, el comportamiento de los niños y adolescentes en los Centros escolares, la falta de respeto y atención de los jóvenes para con los ancianos y viceversa y otras muchas actitudes que podemos observar a diario.

Desde que existe el ser humano existe la filosofía, aunque no siempre haya sido llamada con este término. Buscamos la razón, el por qué de las cosas y de nosotros mismos. Indagamos, estudiamos, valoramos. Siempre ha sido así a través de la historia; pero ahora parece ser que, mientras algunos “piensan demasiado”, otros no piensan absolutamente nada. Haga usted la prueba; observe a las personas a su alrededor.

Siempre estarán en uno de esos dos grupos. Los que seguimos a CRISTO sabemos que el hombre y la mujer se “deshumanizan” cuando borran de su vida a DIOS. Cuando lo niegan o lo ignoran. El ser humano pierde su identidad, la capacidad cerebral que le ha sido concedida como un privilegio especial por el Creador, para convertirse en un simple animal más. Cada vez hay más reptiles con apariencia de hombres y mujeres. En este aspecto, estoy de acuerdo con estos filósofos: El fin está cerca.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies