Periódico con noticias locales de Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras

Sobriedad

Si el padre de la miembra Bibiana Aido fuese diputado a cortes o parlamentario autonómico, habría sufrido la congelación de su sueldo, pero no señores, como es un enchufado de la Diputación de Cádiz–de los de toda la vida, y que ahora se les llama asesores–se ha aumentado su sueldo en unos 3000 eurillos.

El congelar las nóminas de los altos cargos es una medida lógica y normal de solidaridad con los ciudadanos que sufrimos la crisis, aunque sea un mero gesto de limpieza de imagen y simbolismo, de la que la política está tan escasa.

Pero todo esta sobriedad, austeridad y modificación de conductas es solo una estrategia de imagen y no un detalle coyuntural: es, un principio que parte de la convicción moral de no malgastar el dinero de los contribuyentes, y requiere una ampliación a todos los estamentos de las Administraciones públicas.

LA SOBRIEDAD , LA AUSTERIDAD Y LA RIGUROSIDAD no es un ejercicio de oportunismo , ni un método de gestión ,si no un concepto inseparable en la política de HONESTIDAD DEMOGRÁTICA.

Como puede hablar este gobierno de sobriedad cuando aumenta el 15% su nómina de altos cargos, y su presidente tiene mas de 600 “asesores” por supuesto de su confianza.
Como va existir sobriedad en instituciones que derrochan cientos de millones en gastos superfluos y de suntuosidad. La sobriedad está reñida con el gasto innecesario y excesivo en propaganda, publicaciones, viajes, comidas, transporte y en vehículos oficiales.

Aumentando organismos, empresas, consejos, televisiones regionales y locales y demás entes administrativos que día a día aumentan en ministerios,autonomías,ayuntamientosy diputaciones. A la vez que multiplican geométricamente el número de personal contratadas en cientos de departamentos sin más mérito que el de proximidad al poder o al poderoso por parentesco, amiguismo o ideología.

Sobriedad es racionalizar el gasto para atender las necesidades de los ciudadanos.
Que es justo lo contrario de lo que está ocurriendo cuando se suben el salario asesores de diputaciones y faltan presupuestos para arreglar escuelas en pueblos.O cuando se cubre el déficit de un canal autonómico y se regatea un centro de salud. O cuando se cambian los uniformes femeninos del ejercito y a este y a la policía le faltan hasta la municiones para sus armas reglamentarias.O cuando se reforman y amplían los palacios de gobierno mientras casi desaparecen las construcciones de viviendas protegidas.O cuando se utilizan aviones y helicópteros para los desplazamientos oficiales mientras cierran y paralizan líneas férreas y escatiman hasta el último euro en el arreglo de la red de carreteras.

La sobriedad es una aptitud de conciencia y moral que debe obligar al dirigente a preguntarse ¿por qué dispone de privilegios que los sufridos contribuyentes no tenemos? y que a la vez pagamos con nuestros impuestos.

La sobriedad es un concepto ético que nos dice que la política no es un bien de consumo y disfrute ,ni tan siquiera una profesión. Tiene que ser y debe una actividad temporal al servicio público y nunca prostituirse y ser un gueto de una casta blindada por sus propios intereses.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies